Los trabajadores de Bridgestone, en huelga

Los trabajadores bloquearon los accesos a la planta/GIT
Los trabajadores bloquearon los accesos a la planta / GIT

La huelga convocada por UGT y BUB paraliza la actividad de la planta burgalesa a la espera de posibles avances en la negociación del convenio colectivo

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Puertas de acceso bloqueadas, algún neumático ardiendo, hogueras para entrar en calor y música ante la vigilancia permanente de la policía. Con esa estampa ha amanecido hoy la factoría de Bridgestone a raíz del inicio de la huelga convocada por los sindicatos UGT y BUB ante la falta de avances en la negociación del convenio colectivo.

A primerísima hora de la mañana, antes de que entrara el primer turno, decenas de trabajadores -más de un centenar en algunos momentos- han bloqueado los accesos principales a la planta, impidiendo el paso de quienes acudían a trabajar, entre ellos, varios empleados de subcontratas. En ese momento, minutos después de las 6 de la mañana, se han vivido algunos conatos de tensión, ya que los manifestantes han arremetido con huevos contra el autobús que transportaba a los trabajadores, impidiendo su entrada al recinto. Varios empujones después, el autobús ha dado media vuelta, pero ha acabado accediendo a la factoría por otra de las entradas que a esa hora no estaba bloqueada.

Sin embargo, y a pesar de esa circunstancia, lo cierto es que la fábrica está prácticamente parada a estas horas. En teoría, deberían haber entrado en el primer turno alrededor de 300 trabajadores y el área de producción se ha quedado con lo mínimo. En este sentido, desde UGT señalan que el seguimiento de esta primer ajornada de huelga alcanza el 97% de la plantilla en Burgos

Algo similar está ocurriendo en el resto de plantas que Bridgestone tiene en España. Así, en la factoría de Basauri (Vizcaya), el seguimiento de la huelga en el primer turno ha sido del 95%, mientras que en la planta de Puente de San Miguel (Cantabria) ha sido del 100%.

Una semana

Y la situación se mantendrá, previsiblemente, a lo largo de varias jornadas. No en vano, la convocatoria de huelga se extiende hasta el próximo lunes, aunque, como siempre, queda supeditada a los posibles acuerdos que pudieran llegar en los próximos días. De hecho, este mismo viernes está prevista una nueva reunión entre los sindicatos y la dirección de la empresa para intentar desbloquear una situación que se arrastra desde hace meses.

Según insisten desde UGT y BUB -CC.OO. se ha desmarcado de la convocatoria-, la huelga responde a la negativa de la empresa a negociar los incrementos salariales. «Nos sentimos engañados», ya que, semanas atrás, y ante una convocatoria similar, los sindicatos se «fiaron» de la «buena fe» de la empresa y desconvocaron los paros previstos a la espera de poder abordar los tres grandes puntos que habían puesto sobre la mesa. Sin embargo, el aspecto «más importante», que no es otro que el incremento salarial, no fue abordado, lo que ha derivado en una nueva convocatoria. «Aquí seguiremos» hasta que la empresa mueva ficha, aseguraban los trabajadores esta mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos