Uber y Cabify cesan temporalmente su actividad en Barcelona tras agresiones

Varios taxistas increpan a un coche frante al hotel Palace de Barcelona. / Quique García (Efe) I Atlas

La patronal Unauto, que representa al sector de las VTC, ha denunciado que los episodios de violencia vividos esta mañana en las calles de Barcelona durante una manifestación de taxistas son de una gravedad extrema

EFEBarcelona

Las compañías Uber y Cabify, que operan en Barcelona a través de licencias VTC (alquiler de vehículos con conductor), han anunciado hoy que suspenden temporalmente su actividad en la capital catalana a raíz de las agresiones sufridas hoy durante una manifestación de taxistas.

Un anuncio hecho por la patronal Unauto, que representa al sector de las VTC, que ha denunciado que los episodios de violencia vividos esta mañana en las calles de Barcelona son de una gravedad extrema, dado que no sólo se ha atacado a los vehículos de estas dos compañías, sino también a sus conductores e incluso a los pasajeros.

El presidente de esta asociación, Eduardo Martín, ha asegurado a Efe que el sector de la VTC está recopilando todos los casos de agresiones a conductores, pero ha asegurado que se han vivido «muchas» hoye hoy.

Ha comentado en este sentido que tiene constancia de «dos agresiones graves», cuyas víctimas han tenido que ser trasladadas a hospitales.

«A un conductor le han quemado con ácido en la cara, con el que usan para quemar la pintura de los vehículos, y a otro le han dado una paliza y ha sido trasladado inconsciente al hospital», ha detallado Martín.

«Todas las agresiones van a ser denunciadas ante los Mossos d'Esquadra», ha asegurado Martín, quien ha añadido: «Viendo las escenas y el clima de alta tensión de hoy en Barcelona las empresas del sector hemos entendido que lo más razonable era suspender la actividad hasta que la situación se normalice».

Según Martín, además de estas agresiones graves, la jornada también se ha saldado con «patadas, pedradas y espejos rotos» a vehículos de Uber y Cabify, algunos de cuyos conductores han sufrido «ataques de ansiedad».

El colectivo de taxistas de Barcelona, que mañana tiene previsto continuar la huelga iniciada hoy, está en pie de guerra contra el modelo del alquiler de vehículos con conductor porque sostienen que ahora hay 1.437 licencias de este tipo en el área metropolitana de Barcelona por 10.523 de taxis, pero auguran que en septiembre y octubre pueden autorizarse judicialmente otras 2.300 licencias de VTC, un factor que creen que pondrían en peligro sus empleos.

Unauto ha emitido un comunicado esta tarde en el que muestra su «apoyo» a los conductores agredidos y califica de «indignante la impunidad con la que operan estos grupos radicales».

«Vamos a trabajar con las autoridades para que los culpables sean detenidos y juzgados», asegura la nota de Unauto, que pide «amparo» a las instituciones y a las fuerzas de seguridad del país para que «intervengan y protejan a los miles de trabajadores del sector de las VTC, al que no solo se les niega su derecho a trabajar, sino que ven peligrar su integridad física de forma cada vez más acusada».

Asimismo, en la nota, Unauto subraya que las VTC están reguladas legalmente, aunque «parece que para el sector más radical del taxi ninguna ley que permita existir a las VTC es suficiente».

El colectivo de taxistas está molesto con la postura del Ministerio de Fomento, que es favorable a presentar un recurso contra el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona sobre las licencias VTC.

Los taxistas reivindican que se blinde la proporción de una licencia de VTC por cada 30 de taxis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos