La UE, más partidaria de incentivar el coche eléctrico hasta 2040 que de prohibir la venta de los de combustión

Un atasco en las calles de Bruselas. /R. C.
Un atasco en las calles de Bruselas. / R. C.

La Comisión Europea estudiará el anuncio de España de restringir las matriculaciones de gasolina o diésel en 22 años por si va en contra del mercado interior al no ser una medida armonizada con el resto de socios

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROBruselas

La Comisión Europea quiere templar los ánimos de los consumidores y, sobre todo, de la potente industria automovilística europea ante anuncios como el del Gobierno, con el que pretende restringir la venta de vehículos de diésel o gasolina a partir de 2040, como anticipa el borrador legislativo en el que trabaja el Ministerio de Transición Ecológica. Y para ello, fuentes de la institución apuestan por la vía de «incentivar» la adquisición de coches eléctricos, para ir renovando el parque automovilístico, en vez de «prohibir» la matriculación de los de combustión a apenas 20 años vista.

Aunque en el Ejecutivo comunitario comparten la filosofía de alcanzar los objetivos medioambientales marcados por la propia normativa europea en materia de emisiones y eficiencia, reconocen al mismo tiempo que las medidas restrictivas no son, al menos, su primera opción. «Es compatible lograr la electrificación automovilística en el año 2050 con una serie de incentivos para llegar a recorrer ese camino», admiten en la Comisión.

Desde la Unión Europea temen que si cada país impone una fecha para prohibir las matriculaciones de vehículos de combustión -hasta ahora, solo Dinamarca ha presentado una propuesta en firme a Bruselas, mientras que el resto de países solo trabaja con documentos y propuestas- se puede generar una desarmonización del mercado europeo de automóviles. Por ello, el departamento de Mercado Interior será el responsable de evaluar las normas que lleguen de cada Estado miembro, como España, y de actuar en consecuencia incluso descartando la posibilidad de restricción planteada por el departamento dirigido por la ministra Teresa Ribera.

Según la Comisión Europea, los Gobiernos deben proponer las normativas que consideren, pero admiten que son más «partidarios» de las ayudas para lograr la implantación de los coches eléctricos.

Estas consideraciones llegan cuando el Ministerio de Transición Ecológica aún trabaja en la próxima normativa de cambio climático que definirá las medidas a implantar por el Ejecutivo español. Tras el anuncio de prohibir la matriculación de unidades de combustión -representan un 95% de las ventas actuales-, los fabricantes han alertado sobre el impacto que esta medida tendría en una industria netamente empleadora y exportadora. Aunque Ribera siempre ha apuntado que será necesario «acompañar» a los fabricantes en una transición de su modelo de producción para que se encaminen más hacia el eléctrico de forma rápida y competitiva.

Temas

Diesel
 

Fotos

Vídeos