Imagina se muestra como el partido abanderado contra la despoblación

Saéz, Alonso y Martínez momentos después de la rueda de prensa /DANIEL SAMANIEGO
Saéz, Alonso y Martínez momentos después de la rueda de prensa / DANIEL SAMANIEGO

La formación multicolor propone más facilidad con los trámites burocráticos para todos aquellos que quieran volver a su ciudad natal

DANIEL SAMANIEGO

En el último día de campaña electoral Imagina ha querido resaltar la falta de propuestas del resto partidos para luchar contra uno de los problemas mas acuciantes de la sociedad burgalesa, la despoblación. Lo ha hecho de mano de los cabezas de lista para la alcaldía de Burgos Eugenia Sáez y Juan José Asensio, junto con Jaime Martínez, miembro de Izquierda Unida Exterior. La formación multicolor ve «imprescindible poder ofrecer un retorno digno» a todos los burgaleses afincados fuera de la ciudad, según Sáez.

Algo que de momento no ha sido posible, ya que el resto de la corporación municipal hace oídos sordos a sus propuestas, los mismos a los que «se les llena la boca hablando de despoblación y solo se dedican a recortar en servicios públicos», según la candidata. En la ciudad de Burgos, la población mayor de 55 años será mayoría dentro de 10 años, según los datos ofrecidos por Asensio. Para el número dos de Imagina, estas estadísticas hacen que la juventud burgalesa, « la encargada de traer nuevos proyectos e iniciativas a la ciudad», se marche porque no encuentra oportunidades en su localidad natal.

De la mano de Martínez han presentado las medidas con las que quieren frenar esta despoblación y hablan de un retorno real, «no el que nos venden desde las corporaciones municipales», según el miembro de la federación externa de Izquierda Unida, que remarca que no hay un «flujo constante» de personas que retornen. También ha querido destacar la creación de una oficina de inmigración que elabore un censo que muestre los datos reales, ya que los existentes del Instituto Nacional de Estadística son «parciales e inexactos».

Además abogan por un Plan de Retorno (PR) efectivo que se realice a través de la gestión pública, sin intermediarios, y por una estrategia para facilitar el arraigo de los descendientes en segunda generación de las personas migrantes, con su escolarización temprana, de manera que «cuando crezcan se sientan más arraigados a esta ciudad».