Lacalle ha perdido 17.000 votos en ocho años y su investidura como alcalde vuelve a pender de un hilo

Lacalle ha comparecido tras conocerse los datos electorales/María González
Lacalle ha comparecido tras conocerse los datos electorales / María González

El cabeza de lista del PP entró como regidor en el Ayuntamiento de Burgos con 40.738 votos y, en 2019, se queda con 23.700 | El PSOE se convierte en la fuerza más votada con 33.090 apoyos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las tendencias marcadas en las elecciones generales del 28 de abril se reflejan, y mantienen, en la composición del Ayuntamiento de Burgos. El PSOE se ha convertido en la fuerza más votada de la capital, con 33.090 votos. Son 12.719 votos más que en las elecciones locales de 2015, cuando la formación obtuvo 20.371. También son 1.600 más que en las generales de abril, pues entonces consiguió 31.469.

Para Daniel de la Rosa, cabeza de lista del PSOE, estas son sus segundas elecciones liderando la formación y optando a la Alcaldía. El balance es positivo, pues a la segunda se queda con el 36,21% de los votos, con buenas opciones de convertirse en regidor de Burgos, y adelanta al Partido Popular, que ni siquiera en época del Gobierno de Ángel Olivares se quedó como segunda fuerza política.

Más información

Con menos alegría recibe Javier Lacalle los resultados del 2019. El líder 'popular' se presentaba a la reelección, tres convocatorias consecutivas en las que ha ido perdiendo apoyos. Arrancó en 2011, con su primera elección como alcalde y 15 concejales, con 40.738 votos. La primera caída, que ya se consideró debacle, supuso bajar a 28.187 apoyos y 10 concejales. Ahora, el PP se ha quedado en 23.700, lo que supone 17.000 votos menos que hace ocho años.

Por su parte, Ciudadanos ha continuado escalando puestos y, dada la caída de Imagina, se ha posicionado como tercera fuerza política con 15.425 votos, el 16,88% del escrutinio. Son 2.935 más que hace cuatro años, si bien ha reducido los apoyos con respecto a las generales, pues entonces sumó 22.628 votos. Y como cuarta fuerza política, Vox, que ha pasado de obtener 2.032 votos en 2015 a 6.556, con el 7,17% de apoyos, aunque la mita de los conseguidos en abril (12.270).

Y las municipales también han dejado buen sabor de boca para Podemos, que concurrían por primera vez, ya que en 2015 fueron de la mano de Imagina. Es la quinta fuerza política, cerrando el acceso al Ayuntamiento, con 6.064 votos, un 6,64% de los votos escrutados, aunque también con la mitad de los conseguidos en las generales (12.888).

Los grandes perdedores de la jornada, junto con el PP, son Imagina Burgos, que ha quedado fuera del Ayuntamiento al no conseguir ni el 5% de los escrutinios. Hace cuatro años, la candidutura de unidad popular obtenía 18.579 votos, era la tercera fuerza votada y contaba con seis representantes. Ahora, dispone de 4.273 votos.

Mucho más modesto ha sido el resultado de nuevas coaliciones como Vecinos, liderada por el ex edil de Imagina Marco Antonio Manjón, que ha sumado 786 votos; o Contigo somos Democracia-UPyD, con Silvia Álvarez de Eulate al frente, que ha conseguido 355 apoyos, muy lejos de los 2.167 que consiguió UPyD en 2015, o de los 10.418 de hace 2011, cuando irrumpieron en el panorama político.