Los resultados en Burgos y su Alfoz dejan al PP sin su histórica mayoría absoluta en la Diputación

Pleno de la Diputación. /Gabriel de la Iglesia
Pleno de la Diputación. / Gabriel de la Iglesia

Los escenarios que barajan las formaciones políticas alejan al PP de los 13 diputados que ha tenido esta legislatura y que lo situaban en mayoría | El PSOE podría adelantar a los 'populares' en una Diputación con Vox y Podemos

AYTHAMI PÉREZ MIGUEL y PATRICIA CARROBurgos

Los datos oficiales para el reparto definitivo de los diputados en la Diputación de Burgos no se conocerán hasta varios días después de la fecha de las elecciones municipales. A los partidos políticos burgaleses les han confirmado que el miércoles la Junta Electoral les informará de los diputados que les corresponden por cada uno de los siete partidos judiciales en que se divide la provincia de Burgos, en función de los votos y concejales cosechados.

A falta de esos resultados, oficiales y definitivos, los partidos políticos hacen sus cálculos para saber cómo quedarán repartidos los asientos en la Institución Provincial, y cuántos les corresponden a cada uno de ellos. Y, de momento, lo único claro es que en el mapa burgalés el color rojo ha aumentado.

Más información

El PSOE ha sido el partido más votado en la provincia, con el 34,22 por ciento de los escrutinios, un 9,17 por ciento más que en los comicios de 2015. El PP, por su parte, ha caído un 5,7 por ciento, y ha conseguido el 29,49 por ciento de los apoyos. Este baile de cifras hace presagiar que el PP perdería la mayoría absoluta que ha tenido esta legislatura en la Diputación.

25 son los diputados burgaleses en esta institución, la mayoría se sitúa, por lo tanto, en los 13. Y con esos ha contado el PP durante el último mandato. Mientras, el PSOE ha tenido 7, Imagina 3 y Ciudadanos 2. Sin embargo, esta distribución no se volverá a repetir y, de hecho, habrá importantes cambios, incluso con sobresaltos.

El Partido Popular perdería hasta 3 diputados, quedándose en 10, la misma cifra de la que dispondría el PSOE, que en su caso sumaría 3 representantes, según las fórmulas de cálculo que manejan los partidos de manera más generalizada. Ciudadanos también contaría con tres diputados y en la Institución entrarían Podemos y Vox, con uno cada uno.

Sin embargo, en otros círculos se habla incluso de que el PSOE obtendría 11, el PP 9, Ciudadanos 3, Podemos 1 y otro para Vox, dudando incluso de que uno de estos últimos pudiese acabar en manos de los 'populares'. Lo único cierto es que el PP pierde la mayoría y entre 2 y 3 diputados, mientras que el PSOE subiría entre 2 y 3, pero sin alcanzar la mayoría, por lo que el futuro de la Diputación quedaría en mano de pactos, con Cs como llave de gobierno.

Bailes de diputados

Por lo que respecta al reparto de los 25 diputados por partidos judiciales, el baile de cifras, estimaciones y elucubraciones está garantizado a falta de confirmación oficial.

Dudan las formaciones en si el único diputado que le corresponde al partido judicial de Villarcayo será para PSOE o PP. En la última legislatura había sido 'popular' pero en la mayoría de círculos se otorga ahora a los socialistas, en incluso por mucha diferencia, lo que supondría un varapalo para los 'populares', que daban por seguros los cuatro diputados únicos de Villarcayo, Salas de los Infantes, Briviesca y Arlanza (por cierto, este último también se rumorea que podría bailar a favor del PSOE, aunque es posible que no pase de rumor).

El partido judicial de Aranda de Duero también despierta dudas. Aquí ninguna formación parece tenerlo claro y los datos no coinciden. El PP afirman que se quedan con dos de los tres diputados y el PSOE con el tercero. Sin embargo, los buenos resultados obtenidos por Cs en La Ribera hacen pensar a algunos que el tercero iría para la formación naranja, y el PP se quedaría con uno solo.

Hasta ahora Ciudadanos tenía dos diputados. La formación ha conseguido un aumento significativo de los apoyos en la provincia. En estos comicios, la formación naranja ha obtenido un 14,43 por ciento de los votos, un 4,48 por ciento más que en 2015.

En la pasada legislatura Imagina Burgos, que ahora sale de la Diputación, logró tres diputados solo por el partido judicial de Burgos con una cantidad de votos que oscilaba entre los 16.000 y los 18.000. Ciudadanos ha obtenido, solo en la capital, más de 15.000 votos pero también ha vencido en pueblos relevantes de este partido judicial como Los Balbases, Sasamón, Tardajos, Villanueva de Argaño, Las Quintanillas, Rabé de las Calzadas, San Mamés, Buniel o Castrillo Mota de Judíos. De ahí que Cs pueda conseguir, solo por el partido de Burgos, tres diputados, con un ojo puesto en el partido judicial de Aranda por si acaba cayendo un diputado más.

La cuarta fuerza más votada en la provincia de Burgos ha sido Podemos con un 4,66 por ciento de los apoyos, seguida de cerca por Vox con un 4,31 por ciento de los votos. Si estas dos últimas formaciones entran en el Pleno de la Diputación será por el partido judicial de Burgos. En este caso, los resultados de los grandes Ayuntamientos tienen especial peso.

Por el partido judicial de Burgos se eligen a 15 diputados, tres por el de Aranda, tres por el de Miranda y uno por el de Salas de los Infantes, otro por el de Lerma, otro para Briviesca y un último para Villarcayo. Este reparto es así en función de la población de cada uno, teniendo que llegar a 25 diputados y no pudiendo quedarse ninguna comarca sin representación.

El retraso en obtener datos que configuren el Pleno provincial surge de varias complicaciones como que solo cuentan los votos obtenidos por los partidos en aquellos pueblos en los que han logrado cargos electos. Un ejemplo es Castrillo del Val donde Vox ha obtenido 29 votos pero no ha logrado sacar un concejal. Estos 29 votos, por tanto, no contarían a la suma de los votos de Vox en el partido judicial de Burgos, en este caso.

Igualmente, los resultados en los pueblos donde se eligen tres y cinco concejales tiene que prorratearse. Por último, hay que tener claro que los votos de las Juntas Vecinales no suman.