El PSOE busca conseguir un 'pleno al doce' en los Gobiernos autonómicos

Ángel Gabilondo y Albert Rivera, juntos durante un acto el pasado abril. /Efe
Ángel Gabilondo y Albert Rivera, juntos durante un acto el pasado abril. / Efe

Madrid, Canarias, Navarra y Cantabria, donde como mucho aspira a consejerías, son los objetivos más complicados

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE busca un casi pleno en los gobiernos autonómicos tras las elecciones del pasado domingo. Los socialistas fueron la fuerza más votada en diez de las doce comunidades en las que hubo comicios, todas salvo Cantabria, donde la victoria fue para los regionalistas de Miguel Ángel Revilla, y Navarra, donde la coalición formada por Unión del Pueblo Navarro, PP y Cs, Navarra Suma, se alzó con la primera posición. De momento, sólo tiene garantizadas con certeza las presidencias de Guillermo Fernández Vara, en Extremadura, y Emiliano García-Page, en Castilla-La Mancha. El resto dependerá de pactos que, en algunos casos se dan por hecho, y en otros se vaticinan complicados.

Superar las reticencias de Ciudadanos, que ahora debe reevaluar una estrategia para hacerse con el espacio del PP, y que salgan las cuentas, se presenta como una tarea ardua. Pero en su mano, los socialistas tienen conceder al partido de Albert Rivera el gobierno de un puñado de ayuntamientos.

Comunidad de Madrid

Es la plaza más codiciada y, sobre el papel, la más inalcanzable. En la dirección del PSOE insisten públicamente en que no tiran la toalla aunque en privado admiten que las opciones de situar a Ángel Gabilondo al frente del Ejecutivo son «casi marginales». Sus opciones pasan por llegar a un acuerdo con Ciudadanos para ayudar a la candidata liberal al ayuntamiento, Begoña Villacís, a conseguir la alcaldía. El problema es que para que el puzzle encaje aún necesitarían el concurso de Más Madrid (que fue primera fuerza en la capital) o del PP (que fue segunda). Además, Ignacio Aguado se presentó a las elecciones con la promesa de que jamás haría presidente al candidato socialista, como hizo Albert Rivera con Pedro Sánchez y la encargada de dirigir las negociaciones, Inés Arrimadas, ya ha dejado caer que «priorizará» el entendimiento con el PP.

Asturias

Todo apunta a que Adrián Barbón heredará la presidencia de Javier Fernández, que se retira a sus 71 años. De 14 diputados el PSOE, que gobernaba con el apoyo de IU, ha pasado a 20, a tres de la mayoría absoluta. IU (2 diputados) y Podemos (que ha pasado de 9 a 4) le ayudarán.

Aragón

Ciudadanos dejó caer en campaña que su veto al PSOE no incluía a los barones «disidentes» de Pedro Sánchez. Eso hace albergar esperanzas a Javier Lambán, uno de los líderes más alejado de la estrategia del presidente del Gobierno hacia Cataluña. Hasta ahora, había gobernado con el apoyo externo de Podemos, IU y la Chunta, pero esa suma ya no da. La de la derecha, por otro lado, exigiría la participación de Vox.

Baleares

Francina Armengol tiene también todas las papeletas para seguir en el cargo con Podemos y los nacionalistas de Mes. Esta vez, además, lo hará desde una posición más ventajosa porque ella logró 19 diputados, cinco más que en 2015. Sus socios, en cambio, han perdido respaldo.

Castilla y León

Es otra de las autonomías en las que el PSOE aspira a recibir el apoyo de los liberales, con el que le bastaría para gobernar. Argumentan que del mismo modo que en Andalucía el partido de Rivera optó por formar gobierno con el PP y el apoyo de Vox para producir lo que ellos llamaron un «cambio de régimen» ahora es el momento de facilitar la alternancia política en una región que lleva 32 años de mayorías populares.

Canarias

Un quebradero de cabeza. Los socialistas esperaban otro resultado. Mejoraron enormemente su posición al pasar de 15 a 25 escaños, pero su principal rival, Coalición Canaria, ha aguantado muy bien; pasa de 18 a 20. La mayoría absoluta está en 36. CC, hasta ahora al frente del Gobierno insular, puede ser fundamental para una investidura de Pedro Sánchez sin los independentistas, pero en las islas la relación entre ambos partidos es muy tensa.

Cantabria

En este caso no hay presidencia posible. Los socialistas querrían volver a entrar en el Gobierno de Miguel Ángel Revilla pero, a pesar de haber mejorado sus resultados, son menos necesarios que en 2015 porque el veterano político cántabro está a sólo tres escaños de la absoluta, aunque se muestra favorable al pacto con el PSOE.

Murcia

Es uno de los grandes bastiones populares, un territorio inexpugnable para los socialistas hasta hace muy poco tiempo. Como en Castilla y León, ese dato y los casos de corrupción en el PP, son los dos grandes argumentos que el PSOE pone sobre la mesa para reclamar el apoyo de Ciudadanos. Además, aunque sólo sea por un escaño, la derecha necesitaría a Vox para alcanzar la mayoría absoluta y el PSOE intenta exprimir al máximo el argumento de que «nadie en Europa» entiende la colaboración con la «ultraderecha».

Navarra

El PSOE no es primera fuerza pero quiere gobernar. Hacerlo, exige una alianza con Podemos y los nacionalistas vascos de Geroa Bai, pero ni aun así le salen las cuentas a María Chivite porque requeriría como mínimo la abstención de EH Bildu. El secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, aseguró que, del mismo modo que reclaman a PP y Ciudadanos que no pacten con Vox, los socialistas no lo harán en ningún caso con los herederos de Batasuna. Bildu puede condicionar su decisión a lo que haga el PSN en el Ayuntamiento de Pamplona, pero lo cierto es que la coalición que, bajo el liderazgo de este partido, gobernó el consistorio en la pasada legislatura recibió un varapalo en las urnas. Y, además, la formación soberanista siempre se ha mostrado dispuesta a parar a la derecha «gratis».

La Rioja

Los quince diputados del PSOE y los dos de Podemos bastarían para arrebatar al PP el gobierno de la comunidad por primera vez en un cuarto de siglo, pero Ciudadanos es otra opción si los liberales sucumben al principio de favorecer la alternancia y tienen en cuenta que los socialistas son el partido más votado.

Sánchez aconseja a Rivera e Iglesias reconsiderar sus estrategias tras el 26-M

Pedro Sánchez ha aconsejado este martes a los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias, que «reconsideren sus estrategias» tras los comicios europeos, municipales y autonómicos del domingo, en los que de nuevo volvió a ganar el PSOE.

En declaraciones a su llegada al Consejo Europeo, Sánchez ha pedido así a Rivera que retire el cordón sanitario al PSOE, pero también le ha advertido de que «en Europa no se entiende que un partido que se autodefine como liberal se apoye en la ultraderecha para conformar gobiernos», en alusión a Vox.

Y a Iglesias, que pedía un Gobierno de coalición y ser ministro, Pedro Sánchez le ha instado también a reconsiderar su planteamiento y ha advertido de que ahora, tras los resultados del domingo, defiende incluso «con más convicción» gobernar solo, con un Ejecutivo «abierto, progresista» y con independientes, como ocurrió tras la moción de censura.