Jennifer Garner y Ben Affleck, luz verde al divorcio

Jennifer Garner y Ben Affleck cuando eran pareja. /Bekia
Jennifer Garner y Ben Affleck cuando eran pareja. / Bekia

Cuando el actor salga de la clínica, la pareja repartirá sus ganancias al 50% y mantendrá la custodia compartida

EL NORTE

Una vez que Ben Affleck abandone el centro de rehabilitación donde está ingresado a causa de su adicción al alcohol, las condiciones pactadas por el actor y Jennifer Garner sobre su divorcio se harán efectivas. Ambos han llegado a un acuerdo para repartir las ganancias al 50% y la custodia compartida de Violet, Seraphina y Samuel.

Garner y Affleck, como recuerda 'Bekia', llevan más de un año de trámites y papeleos para hacer efectivo el divorcio, pero los dos actores no firmaron ningún contrato prenupcial antes de contraer matrimonio en 2005, por lo que han tenido que ponerse de acuerdo tanto en el reparto de sus bienes como en el cuidado de sus hijos. El juez, a petición de los padres, no ha impuesto fechas fijas porque Garner y Affleck preferían tener flexibilidad horaria para compaginar sus compromisos laborales.

Los intérpretes decidieron separar sus vidas en 2015, pero por el bien de sus hijos optaron por mantener una relación cordial. Ambos han sido visto juntos paseando e incluso Garner ha sido la encargada de recoger a un desconocido Affleck para llevarle al centro de rehabilitación en el que permanecerá ingresado durante «un período de tiempo prolongado». Días después de la recaída de Ben, la actriz fue sorprendida por los paparazzi paseando cabizbaja por Los Ángeles, con un rostro muy serio.