Burberry, con la soga al cuello

Burberry, con la soga al cuello

La firma retira una polémica sudadera tras ser criticada por considerar que incita al suicidio

COLPISA / AFP

La firma británica Burberry anunció haber retirado una de las prendas presentadas en su reciente desfile en la Semana de la Moda de Londres y criticada por una modelo por considerar que incitaba al «suicidio».

«Lamento profundamente la angustia que ha causado una de las piezas de mi presentación del domingo», afirmó el diseñador de la emblemática marca británica, el italiano Riccardo Tisci. «Aunque el diseño se inspiró en un tema náutico, me doy cuenta de que era insensible. Nunca fue mi intención molestar a nadie», subrayó, precisando que se asegurará de que algo así no vuelva a ocurrir.

La prenda en cuestión era una sudadera de color marrón que, en torno a la capucha y colgando sobre el cuello, llevaba una soga con un nudo corredizo como los utilizados para los ahorcamientos.

Su aspecto había sido denunciado un día después del desfile por la modelo Liz Kennedy, que publicó en Instagram imágenes de la sudadera afirmando que «el suicidio no es moda». «No entiendo cómo se puede dejar algo que parece una soga colgando de un cuello desfilar por la pasarela», escribió Kennedy interpelando directamente a «Riccardo Tisci y todo el mundo en Burberry». «¿Cómo podría alguien pasar esto por alto y pensar que estaría bien hacer esto, especialmente en una línea dedicada a las niñas y jóvenes? La juventud (es) impresionable», agregó.

Marco Gobbetti, director general de Burberry, anunció la retirada de la prenda asegurando que llamó a Kennedy en cuanto conoció el caso para disculparse, reconociendo que la firma cometió «un error».

Firmas en el punto de mira

No es la primera vez que una gran marca de moda se encuentra en esta situación. Hace unos días fueron el jersey de Gucci y los zapatos de Katy Perry, ambos tachados de racistas.

En enero de 2018, el gigante sueco H&M tuvo que retirar una sudadera que recibió acusaciones de racismo en las redes sociales, en particular de la superestrella del baloncesto estadounidense LeBron James, por ser presentada por un niño negro y llevar la inscripción «Coolest monkey in the jungle» (El mono más genial de la selva).

En 2014, la marca de ropa española Zara tuvo que retirar de la venta una camiseta infantil de rayas con una estrella amarilla bordada que provocó una gran polémica por su parecido con los uniformes de los judíos en los campos de concentración nazis.