La investigación sobre la muerte de Mario Biondo vuelve a dar otro giro

La investigación sobre la muerte de Mario Biondo vuelve a dar otro giro

Un software de acceso remoto fue introducido en el portátil del cámara a los quince días del hallazgo de su cuerpo

EL NORTE

La investigación de la muerte de Mario Biondo, marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva, la madrugada del 30 de mayo de 2013, vuelve a dar otro vuelco al conocerse la cantidad de datos que fueron borrados tras la muerte del cámara, en total 996 gigas, según desvela 'La Vanguardia'.

Sus ordenadores, su material fotográfico y el resto de enseres personales de Mario fueron entregados por los abogados de la viuda a la familia del joven el 25 de julio de 2013, casi dos meses después del hallazgo del cadáver. Raquel aseguró en su interrogatorio que nadie salvo ella había manipulado los ordenadores hasta ser entregados a los padres de Mario, sin embargo, alguien accedió al portátil mediante un software espía.

Dos accesos remotos se produjeron el mes siguiente a la muerte de Mario Biondo: uno desde una empresa de Madrid donde trabajaba el primo de Raquel; el otro, desde una wifi de Plasencia, su lugar natal.