Maduro cerca a Guaidó y lo inhabilita políticamente por 15 años

Juan Guaidó./AFP
Juan Guaidó. / AFP

Acusa al jefe del Parlamento de falsear u ocultar datos en su declaración sobre su patrimonio y recibir dinero sin justificar

DAGOBERTO ESCORCIABogotá

Nicolás Maduro no encarcela a Juan Guaidó, pero está cerca de hacerlo. Por medio del contralor general de la República, Elvis Amoroso, el Gobierno chavista ordenó este jueves la inhabilitación por 15 años para cualquier cargo público del líder opositor y presidente encargado de Venezuela. Lo acusa de violar la Carta Magna, de ocultar y falsear datos, de recibir dinero de instancias internacionales, de actuar contra la ética y la legalidad constitucional, pero sobre todo de realizar la friolera de 91 viajes al exterior con un coste de 570 millones de bolívares. El contralor remató su intervención con una declaración en la que muchos de los presentes no sabían si reír o llorar. Explicó que la inhabilitación «no tiene absolutamente nada que ver con la situación política del país, sino con el incumplimiento del reglamento interior de la Asamblea Nacional».

Según Amoroso, el Tribunal Supremo de Justicia abrió una exhaustiva investigación el 29 de enero contra Guaidó, al que prohibió salir del país al mismo tiempo que congeló sus cuentas bancarias. La dura medida se toma basándose en la declaración jurada de Guaidó, que a juicio del contralor resulta inconsistente: «Se presume que falseó datos en su declaración y recibió dinero de instancias internacionales sin notificar». Amoroso también dijo que Guaidó había «usurpado funciones públicas y cometido acciones con gobiernos extranjeros que han perjudicado al pueblo de Venezuela y al patrimonio público».

El contralor enseñó una hoja en la que dijo que se encontraba la información de los viajes de Guaidó y mencionó alguno de ellos, en los que se observó que la investigación está abierta desde hace mucho tiempo. Amoroso mencionó viajes a Miami en 2016, y señaló que Guaidó había permanecido un total de 248 días fuera de Venezuela, al tiempo que decía que estos viajes «no los puede justificar con su salario de funcionario público».

El ataque del Gobierno chavista a la oposición comenzó de buena mañana cuando Nicolás Maduro entró en directo en un programa de televisión que tiene el nombre de 'Con el Mazo dando', que se desarrolla bajo el lema de «Aquí no se habla mal de Chávez» y cuyo presentador es ni más ni menos que Diosdado Cabello, político y militar, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela.

Maduro dio su versión sobre el último apagón que sufrió Venezuela. El líder chavista señaló que «ha sido un ataque terrorista brutal, ataque con fusil, obra de un mercenario, un asesino mandado por la oposición golpista, que buscaba incendiar la central generadora de electricidad del país para dejar varias semanas sin luz al pueblo venezolano».

Maduro, que dijo sentirse fuerte, no ser un cobarde ni rehuir sus responsabilidades, declaró la suspensión de todas las actividades escolares y laborables por tercer día consecutivo. Al mismo tiempo anunció un plan de racionamiento de luz hasta que pueda restaurar la central hidroeléctrica Simón Bolívar a su plena capacidad. Esta central sirve el 70% de la electricidad de todo el país.

Como si jugara a lo mismo que juegan sus opositores, Maduro también convocó a los ciudadanos a una concentración para este viernes y una marcha para este sábado en lo que llamó 'Operación de Defensa de la Libertad'. Esa era su respuesta a la 'Operación Libertad' que lanzó Guaidó el miércoles.

Maduro invitó a Diosdado Cabello a que informara al pueblo de todo lo que estaba pasando y anunció que movilizará a todas sus fuerzas para que vuelvan a utilizar boletines, volantes impresos y conformen las cuadrillas y colectivos de paz –«sin violencia», aclaró- «porque vamos a reconstruir lo quemado, porque vamos a remontar esta batalla».

Más información: