La Eurocámara suma su décima condena al régimen de Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, preside una marcha oficialista en Caracas./EFE
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, preside una marcha oficialista en Caracas. / EFE

Tras reconocer a Juan Guaidó hace dos meses alerta de que la crisis humanitaria y la represión se agravan en el país y pide a la UE que sea más resolutiva

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOBruselas

Dos meses después de convertirse en la primera institución europea que reconocía a Juan Guaidó como legítimo presidente de Venezuela, la Eurocámara de Estrasburgo ha aprobado este jueves, con el apoyo de populares y liberales, una nueva declaración en la que respalda la hoja de ruta del máximo responsable de la Asamblea Nacional, pide al Ejecutivo comunitario más sanciones contra las «autoridades ilegítimas» del chavismo y denuncia la «feroz represión y violencia» ejercida por el régimen de Nicolás Maduro en un país sumido en una crisis política y humanitaria sin precedentes.

Con 310 votos a favor frente a 120 en contra y un alto número de abstenciones (152), principalmente en la familia socialista, el pleno ha dado luz verde a su segundo pronunciamiento institucional del año sobre el país sudamericano; el décimo desde que arrancó la legislatura. El texto subraya la exigencia de elecciones presidenciales «libres, transparentes y creíbles», advirtiendo de que las señales de alarma son cada vez más intensas, sobre todo después de la sucesión de apagones eléctricos que han agravado «la ya dramática crisis sanitaria».

Faltan medicamentos y alimentos, se suceden las violaciones masivas de derechos humanos, hiperinflación, opresión política, corrupción y violencia, recuerda un texto, que cifra en un 87% el número de venezolanos sumidos en la pobreza, con millones huyendo del país.

El mismo documento también destila dudas sobre los resultados del grupo de contacto creado el pasado 7 de febrero por la UE (en el que están implicados varios países del club comunitario y latinoamericanos) y que volverá a reunirse en las próximas horas en Quito. Una iniciativa que nació para no cerrar todos los puentes con el Gobierno de Maduro y forzar la convocatoria de elecciones presidenciales.

Más sanciones

La eurodiputada Beatriz Becerra, vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, ha calificado de hecho la declaración como «un aviso» a la UE al considerar que «ha fracasado» el trabajo de ese equipo mediador (en el que el principal papel lo juegan Uruguay, Ecuador, Costa Rica y Bolivia). «Hasta el momento no ha conseguido progreso alguno, con la cuenta atrás en marcha para cumplir su plazo de 90 días para validarse». Y ha abogado por aplicar sanciones más duras «contra los jerarcas del chavismo y sus familias» apuntando que «resulta grotesco» que Maduro no esté en la lista de sancionados «cuando se ha sabido que tiene al menos 4.200 millones en Suiza».

Veinticuatro Estados miembros (medio centenar en todo el mundo) han reconocido a Guaidó como legítimo presidente, entre ellos España, pero otros relevantes en el club como Italia no lo han hecho. La Eurocámara vuelve a requerir la implicación de las capitales que continúan mostrándose remisas. Y defiende la organización de una «conferencia de donantes internacionales» para impulsar la reconstrucción «y la transición a la democracia», en Venezuela.

La prioridad es conseguirlo mediante una solución pacífica y el legislativo europeo ha vuelto a poner énfasis en ello. La resolución, en cualquier caso, no cuestiona de forma expresa una eventual intervención militar por la que viene apostando Estados Unidos desde el estallido de la crisis y que recientemente no ha sido descartada por el propio Juan Guaidó.

La incertidumbre es mayor que nunca. Rusia ha enviado aviones y militares a Venezuela en los últimos días y ese movimiento se ve como amenaza desde Washington. La UE pide cautela. «Todas las acciones y gestos que agraven más las tensiones sólo crearán más obstáculos para una solución pacífica, democrática y propiamente venezolana a esta crisis», ha señalado un portavoz comunitario.

La declaración de la Eurocámara se produce un día después de que la UE haya decidido incrementar en 50 millones de euros la ayuda de emergencia para Venezuela. Una asistencia que asciende a 117,6 millones de euros desde 2018.

Más información: