El supertifón Mangkhut causa al menos ocho muertos en Filipinas y uno en Taiwán

Soldados filipinos asisten a una familia durante las labores de rescate. / Foto: Ted Aljibe (Afp) / Vídeo: Atlas

Las autoridades advierten de que el número de fallecidos a causa de las inclemencias provocadas puede aumentar en las próximas horas

COLPISA/AFPManila

El supertifón Mangkhut, el más violento del año, ha causado al menos ocho muertos este sábado en Filipinas, donde golpeó el norte del país con fuertes vientos y lluvias torrenciales. También se ha cobrado otra víctima en Taiwán, y ha obligado a decenas de miles de personas a abandonar sus casas.

El número de personas muertas «debe aumentar a medida que pasen las horas», afirmó Ricardo Jalad, jefe de la oficina nacional de Defensa Civil. A este balance se le añade la muerte de una mujer que fue arrastrada por las olas en Taiwán. La isla, aunque se sitúa a cientos de kilómetros de Filipinas y de la trayectoria del tifón, sufre fuertes precipitaciones desencadenadas por Mangkhut.

Alrededor de cuatro millones de habitantes se encontraron atrapados al paso del destructor tifón en el norte de Luzón, la principal isla del archipiélago filipino.

Tras el paso de Mangkhut, que se dirige ahora hacia las zonas altamente pobladas del sur de China, los socorristas filipinos fueron desplegados en las regiones rurales y montañosas más afectadas. Los vientos alcanzaron hasta los 330 km/h.

Mangkhut soplaba aún con ráfagas de hasta 160 km/h tras abandonar territorio filipino, y atravesaba el mar en dirección de China.

La magnitud de los daños apareció el sábado a lo largo del día, con el derrumbe de colinas llenas de agua, inundaciones incontrolables que bajaban por las calles y la evacuación de los habitantes de sus casas inundadas.

105.000 personas huyen

Algo más de 105.000 personas dejaron sus hogares huyendo de las consecuencias meteorológicas del tifón en esta región principalmente rural y agrícola.

Los ocho muertos registrados hasta ahora en Filipinas son seis víctimas de deslizamientos de terreno, una joven ahogada y un agente de seguridad fallecido al caerle un muro.

Una veintena de tifones golpean cada año el archipiélago filipino, causando centenares de muertos y agravando la pobreza de millones de personas.

Los habitantes y comerciantes habían cubierto como podían sus ventanas y reforzado sus tejados, para evitar que el viento los arrancara.

«Entre todos los tifones de este año, este (Mangkhut) es el más fuerte, los vientos que le acompañan son los más violentos», dijo a la AFP Hiroshi Ishihara, de la agencia meteorológica japonesa.

Los filipinos que viven en las zonas golpeadas por el tifón dicen que vivieron una noche de angustia ante la violencia desencadenada por Mangkhut.

«Daba la impresión de que era el fin del mundo. No pude dormir», cuenta por teléfono a la AFP Bebeth Saquing, una habitante de Luzón. Su casa sin embargo resistió al ímpetu del viento, explica esta mujer de 64 años.

Vientos de 315 km/h

Haiyan, uno de los tifones más violentos, azotó las islas del centro de Filipinas en noviembre de 2013, con vientos de más de 315 km/h.

Inmensas olas similares a las de un tsunami arrasaron todo a su paso. La catástrofe causó mas de 7.350 muertos o desaparecidos, y cuatro millones de personas quedaron privadas de sus viviendas.

Mangkhut se dirige actualmente hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong.

La compañía aérea de Hong Kong, Cathay Pacific, prevé la cancelación de más de 400 vuelos en los tres próximos días.

El Observatorio Meteorológico de la excolonia británica exhortó por su lado a la prudencia, y explicó que la tormenta constituye una «amenaza considerable» en las costas meridionales de China.

Las estanterías de las panaderías y de los supermercados hongkoneses comenzaron a vaciarse rápidamente, con los habitantes almacenando provisiones a la espera de la llegada del tifón. La misma situación ocurría en el territorio chino vecino de Macao.

En Taiwán, situado a unos cientos de kilómetros de Filipinas y de la trayectoria del tifón, cayeron fuertes lluvias por el efecto de Mangkhut y una mujer fue arrastrada por las olas, indicaron las autoridades.

La presidenta Tsai Ing-wen pidió prudencia a los habitantes: «el tifón es potente y aunque no deberá golpear Taiwán, debemos estar preparados y no tomarlo a la ligera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos