Irán cree insuficiente la oferta de la UE para blindar el pacto nuclear

Sede de la Agencia Internacional de Energía Atómica. /Reuters
Sede de la Agencia Internacional de Energía Atómica. / Reuters

Teherán ve con buenos ojos el plan de intercambio comercial diseñado por Bruselas, pero insiste en que su mayor necesidad es poder vender su petróleo

MIKEL AYESTARANCorresponsal en Jerusalén (Israel)

«Ha sido un paso adelante, pero sigue siendo insuficiente y no cumple con las expectativas de Irán», fue la conclusión del viceministro de Exteriores persa, Abbas Araqchi, tras la cumbre de Viena en la que se reunió con enviados de Rusia, China y la UE para tratar de salvar el acuerdo nuclear. Allí recibió información detallada sobre las medidas que los países europeos piensan poner en marcha para ayudar a Teherán a superar las sanciones impuestas por Trump y ahora los ayatolás deberán decidir si les dan una oportunidad o si, por el contrario, siguen adelante con su plan de dejar de cumplir compromisos y enterrar definitivamente el pacto.

La moderación iraní a la hora de valorar la cumbre contrastó con la euforia del representante chino, Fu Cong, director político de control de armas del Ministerio de Exteriores, quien se declaró «muy feliz de oír que Teherán se mantiene en el acuerdo». «Es muy importante», subrayó. En una reacción poco habitual en un diplomático de Pekín, Fu detalló que la UE tiene listo el Apoyo al Intercambio Comercial (Instex, en sus siglas en inglés), un mecanismo diseñado para poder mantener las relaciones comerciales con Irán, y pidió a Bruselas que lo abra «lo más rápidamente posible» a terceros países.

Pese al embargo impuesto por Trump, esta semana ha llegado el primer barco con petróleo de Irán a un puerto de China. Ante las amenazas de Washington, Fu señaló que su país rechaza «la imposición unilateral de sanciones y para nosotros la seguridad energética es importante».

El apoyo de China

Horas antes de la reunión, una fuente oficial iraní declaró a la agencia Reuters que su «única demanda es ser capaces de vender nuestro petróleo y poder cobrar. Es lo mínimo que pedimos para seguir respetando el pacto. No pedimos a los europeos que inviertan en Irán. Sólo queremos poder vender petróleo». Pekín, al menos, parece dispuesto a mantener el vínculo energético con la república islámica.

Ocho países europeos, entre ellos España, Holanda y Austria, expresaron a través de un comunicado su apoyo al acuerdo nuclear firmado en 2015 y lo calificaron de «instrumento clave del régimen de no proliferación y una contribución decisiva a la estabilidad de la región». En el texto abrazaron la puesta en marcha del sistema Instex y pidieron a los persas «que cumplan y respeten plenamente los términos y previsiones» del pacto. Pese a que la república islámica respeta hasta el momento todo lo firmado, Trump decidió romper de forma unilateral el acuerdo e imponer sanciones.

Después de un año bajo estos castigos, Teherán amenazó con obviar algunos compromisos para intentar presionar a Europa y esta misma semana expiró el ultimátum de dos meses dado a Bruselas.