Regalo millonario a los hijos de Khashoggi por su asesinato

Salah Khashoggi, hijo del periodista saudita Jamal Khashoggi, recibe a los dolientes que ofrecen sus condolencias en Jeddah./Archivo
Salah Khashoggi, hijo del periodista saudita Jamal Khashoggi, recibe a los dolientes que ofrecen sus condolencias en Jeddah. / Archivo

La corona saudí les ha obsequiado una mansión a cada uno y les paga casi 9.000 euros al mes, cifra que aumentará cuando acabe el juicio

MERCEDES GALLEGOCorresponsal. Nueva York

¿Cuánto vale la vida de un padre salvajemente descuartizado? En EE UU lo dirimirían los tribunales. En Arabia Saudí, el rey Salman al-Saud, juez y parte del crimen político que horrorizó al mundo en octubre pasado. El veredicto de este particular jurado que dice querer solventar la «gran injusticia» que se cometió con el periodista del 'Washington Post' Jamal Khashoggi es de decenas de millones de dólares para cada uno de los cuatro hijos que tuvo en su primer matrimonio.

El periodista saudí que iba a cumplir 60 años se había casado y divorciado en tres ocasiones. Cuando fue asesinado se encontraba en el Consulado saudí para obtener una partida de nacimiento con la que poder casarse con su prometida de 36 años Hatice Cengiz, que a todas luces no tenía buenas relaciones con su familia. Tanto su exesposa Alaa Nassif como su hijo mayor Salah Khashoggi prácticamente la han tachado de farsante al negar su relación con el periodista asesinado.

Según el 'WashingtonPost' han sido los dos hijos varones los que han negociado con Riad

El primogénito de Khashoggi defendió desde un principio la investigación oficial «que solo traerá resultados positivos y nos desvelará la verdad», aseguró, y se prestó a un encuentro con el príncipe heredero para recibir sus condolencias. La fotografía se difundió ampliamente por todo el mundo como parte de la maniobra publicitaria con la que Mohamed bin Salman quería limpiar su nombre.

Salah era el único que residía en el reino wahabí, pero a los cuatro se les prohibió abandonarlo tras el asesinato de su padre. Para comprar su silencio se les ha estado pagando más de 10.000 dólares (8.900 euros) al mes a cada uno y se les ha regalado una casa de cuatro millones de dólares (3,56 millones de euros), según el 'Washington Post'. Ninguno ha desmentido la noticia, sino que se ha negado a discutirla. El rotativo asegura que la cifra de compensación subirá sustancialmente una vez que acabe el juicio contra las cinco personas que viajaron a Estambul para asesinarle y podrían ser condenadas a pena de muerte. De acuerdo con la tradición saudí, los hijos de la víctima tendrán la opción de perdonarlos, pero se desconoce si el acuerdo lo requiere para cobrar el grueso de la compensación económica aún pendiente.

«Quiero el Da Vinci»

Han sido los dos varones, uno de ellos banquero, los que han negociado con la corona los términos de este acuerdo económico, con Salah a la cabeza, siempre según el rotativo estadounidense en el que trabajaba el columnista. «Quiero el Da Vinci», cuenta que dijo el primogénito cuando demandaba la compensación, en referencia al cuadro que atesora el príncipe heredero, por el que pagó en 2017 la friolera de 450 millones de dólares (401 millones de euros).

Será también el único que se quedará en el reino saudí, porque los otros tres hermanos planean vender las casas que han recibido y dejar el país con la fortuna ensangrentada que han heredado. En una carta publicada en su día en el 'Washington Post' las dos hijas del periodista evocaron las ansias de cambio de su padre pero aseguraron que no era ningún disidente y se cuidaron mucho de culpar al Gobierno de su muerte.

Más información