May y los conservadores negocian la fecha de su retirada

Theresa May. /Ep
Theresa May. / Ep

Lo racional es que su mandato termine el 10 de junio o tendrá que ser derribada por su Gabinete y su grupo parlamentario

IÑIGO GURRUCHAGA Londres

Theresa May se ha reunido hoy con ministros del Gabinete y se reunirá mañana con el presidente de la asociación de diputados del grupo parlamentario conservador, sir Graham Brady, en una serie de encuentros que decidirán el plazo y la manera en la que abandona la jefatura de Gobierno. Su supervivencia más allá de la segunda semana de junio parece ahora impensable.

El ministro de Interior, Sajid Javid, mantuvo con May un intercambio «franco» de puntos de vista. Significa en el lenguaje de la diplomacia que las dos partes tienen discrepancias que no se han resuelto. El de Exteriores, Jeremy Hunt, habría pedido a May que renuncie a su empeño de convocar una cuarta votación sobre el Acuerdo de Retirada de la Unión Europea.

Antes de mantener su encuentro con May, cuyo contenido no ha trascendido, Hunt ha afirmado que la primera ministra estará en su puesto el 3 de junio, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inicia una visita de Estado de tres días. El jueves, 6, se espera que la jefa de Gobierno acuda a Normandía para la conmemoración del 75 aniversario del desembarco aliado en la II Guerra Mundial.

El Parlamento entra este viernes en receso hasta el 3 de junio y, por tanto, la única fecha disponible para la votación del proyecto de ley que traduce el Acuerdo de Retirada a la legislación británica es el viernes, 7. May prometió el miércoles que convocaría la votación esa primera semana de junio, aunque sin concretar la fecha. Fue confirmada oficialmente hoy en el Parlamento.

Tras la dimisión, en la noche del miércoles, de Andrea Leadsom, ministra responsable de gestionar la legislación del Ejecutivo en la Cámara de los Comunes, su sustituto temporal, Mark Spencer, ha anunciado la agenda para la primera semana de junio y ha dicho: «Esperábamos presentar a votación el proyecto de ley el 7, pero en este momento no hemos asegurado un acuerdo a través de los canales habituales».

Los 'canales habituales' es una expresión de la jerga del Parlamento británico que se refiere a las negociaciones de trastienda entre los grupos parlamentarios. Alguno de los grupos puede estar poniendo obstáculos para la convocatoria de un voto en un viernes, cuando no suelen celebrarse en los Comunes. La tercera votación del Acuerdo de Retirada ya tuvo lugar excepcionalmente en un viernes de marzo.

Debilidad terminal

May anunció el miércoles que publicaría hoy el proyecto de ley, pero no lo ha hecho. Spencer prometió más información a la vuelta de la vacación. Es un síntoma más de la fragilidad terminal de una primera ministra que ha agotado la paciencia de su partido por las concesiones a laboristas y partidarios de un segundo referéndum para sellar su mandato con la aprobación del proyecto de ley de la marcha de la UE.

No hay seguridad alguna de que pueda convocar la votación y solo un resultado chocante en las elecciones europeas, que se celebran hoy en Reino Unido y cuyos resultados se conocerán en la noche del domingo, podría causar un cambio de opinión en conservadores y laboristas, que han expresado rechazo mayoritario al compromiso que busca May. Sin ese revulsivo, la suerte de la primera ministra está echada.

Brady, presidente del Comité 1922, llevaría a su encuentro de este viernes la exigencia a May de que se comprometa a retirarse el 10 de junio o su comité podría iniciar la reforma de las reglas del grupo parlamentario para permitir otro voto de censura, cinco meses después del que no logró desbancarla en diciembre. Esa presión y la de ministros de su Gabinete podría coordinarse si May intenta continuar.

Un calendario que se inicia con la desbandada de diputados y sigue con su reencuentro en una semana de grandes ceremonias de Estado sugiere que la fecha racional para la marcha de May sería realmente el 10 de junio. Pero los sentimientos de la primera ministra pueden ser otros y quizás sean desvelados tras la reunión de este viernes con Brady.

Más información