España defiende en Bruselas incrementar hasta un 3% las capturas de merluza en el Cantábrico

Luis Planas, ministro de Agricultura. /efe
Luis Planas, ministro de Agricultura. / efe

Considera «realista» el objetivo, opuesto al 14% de recorte para esta especie que propone por quinto año consecutivo la Comisión Europea

SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

El 14% de recorte en el volumen de captura de merluza del Cántabrico –la merma que ha defendido el Ejecutivo comunitario para el próximo año– podría dar este martes un vuelco si España consigue convencer a sus socios de que la especie se encuentra cerca de los márgenes óptimos de 'stock' en aguas del Golfo de Vizcaya. La delegación encabezada por el ministro Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, defendió este lunes en Bruselas que es «realista» pasar de menos a más. En concreto: incrementar el volumen hasta un 3%. Todo un cambio de tendencia porque, de prosperar, se evitaría el quinto tijeretazo consecutivo en ese Total Admisible de Capturas (TAC) que marca cada año la línea de trabajo de la flota europea. Clave para los ingresos de muchas familias del sector, pero también para los precios que encuentra el consumidor final en el mercado.

El principal argumento que esgrimió España en la primera jornada del Consejo de Pesca (marcada por reuniones bilaterales y trilaterales entre Estados) es que en el caso de la merluza ya se pueden aplicar los requisitos del Plan de Aguas del Atlántico, que incluye cierta 'flexibilidad' en los objetivos pesqueras para cumplir con la hoja de ruta que rige la Política Pesquera Común. En esta PPC prima como objetivo clave que en 2020 los caladeros hayan alcanzado el llamado rendimiento máximo sostenible (RMS) o lo que es lo mismo, que las capturas pesqueras estén en casi pleno equilibro con la evolución de cada especie. Y ese 3% máximo que España ha puesto sobre la mesa ya permitiría, a su juicio, que la presencia de merluza en Golfo de Vizcaya y costa portuguesa creciera en torno a un 41% hasta diciembre del próximo año.

Si finalmente hay o no vuelco en la cota de merluza del Cantábrico (7.963 toneladas es el tope de la Comisión Europea) se conocerá después de una «compleja» y larga reunión en la que se marcarán los ratios definitivos de captura para un total de 89 especies en los mares que bañan la UE. Las buenas noticias para los arrantzales vascos están garantizadas con las cuotas de la merluza del norte, chicharro y anchoa. Para todas especies se incrementaran las opciones de captura. Las propuestas sobre la mesa son del 23% para el caso de la primera y de hasta el 20% en el de la segunda. En lo que se refiere a la anchoa, España cuenta con una asignación prevista de hasta 29.000 toneladas.

Al margen del TAC, uno de los grandes debates de esta cumbre gira en torno a las fórmulas para neutralizar los perjuicios que para la flota tendrá la Ley de Descarte Cero, que obliga a llevar a tierra todas las especies que caigan en las redes (ya no se pueden devolver al mar). Esto redundaría en las cotas asignadas y llegaría a poner en riesgo su actividad. Se buscan fórmulas de «flexibilidad» para las especies atrapadas de forma accidental.