Desde el referéndum hasta el acuerdo, dos años y medio de 'brexit'

Desde el referéndum hasta el acuerdo, dos años y medio de 'brexit'
AFP

El acuerdo cierra las pugnas a favor y en contra dentro del Gobierno británico que llevó a dimitir a Cameron y encumbró de rebote a May

COLPISA/AFPLondres

Desde la inesperada decisión por referéndum a favor de abandonar la Unión Europea hasta alcanzar un proyecto de acuerdo con Bruselas sobre su salida, Reino Unido ha vivido dos años y medio de accidentado avance hacia el 'brexit'.

El 23 de junio de 2016, en un referéndum que se saldó con 52% de votos a favor y 48% en contra, los británicos decidieron poner fin a 43 años de integración en la Unión Europea. Este resultado llevó al primer ministro conservador David Cameron, que había convocado la consulta y encabezó la campaña por permanecer en la UE, a dimitir.

En la pugna por remplazarlo, el exalcalde de Londres Boris Johnson, partidario del 'brexit', se retiró en el último momento y Theresa May, ministra del Interior de Cameron durante seis años, se convirtió en primera ministra el 11 de julio.

El 3 de noviembre de 2016, la Alta Corte británica dictaminó que el gobierno necesitaba aprobación parlamentaria para iniciar el proceso del 'brexit'. El tabloide 'Daily Mail' calificó a los jueces de «enemigos del pueblo» y el Gobierno recurrió la decisión.

El 24 de enero de 2017, la Corte Suprema confirmó el fallo, aunque dijo que el ejecutivos no tenía obligación de consultar a las autoridades de Escocia, Irlanda del Norte o Gales en las negociaciones.

El 13 de marzo, el Parlamento aprobó la ley que daba vía libre a May para iniciar la ruptura con la UE. Con una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que anunciaba formalmente su intención de salir del bloque, el 29 de marzo de 2017 el Gobierno británico puso en funcionamiento el Artículo 50 del Tratado europeo de Lisboa que rige el mecanismo de retirada voluntaria de un país miembro. Se inició así el plazo de dos años que debe desembocar en la salida británica el 29 de marzo de 2019.

Intentando aprovechar la aparente debilidad del opositor Partido Laborista y fortalecer su posición en las negociaciones del 'brexit', May adelantó las elecciones al 8 de junio y fracasó: perdió la mayoría absoluta y tuvo que negociar el apoyo de los 10 diputados del partido unionista norirlandés DUP para poder gobernar.

La cuestión de Irlanda se convirtió en el principal escollo en la negociación sobre los términos de divorcio. La UE y Dublín exigen que la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda siga siendo de libre tránsito, pero ello casa mal con la oposición del DUP a que los norirlandeses tengan un trato diferente al resto de británicos.

El 8 de diciembre de 2017, tras negociaciones maratonianas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y May anunciaban en Bruselas haber llegado a un acuerdo sobre algunos términos claves de la separación. Estos incluían la factura que Reino Unido deberá pagar respetando los compromisos previamente adquiridos con el bloque: 39.000 millones de libras (51.000 millones de dólares, 44.000 millones de euros).

Tras meses de debate y tras recibir el asentimiento formal de la reina Isabel II, el texto que promulga la decisión de salir de la UE se convirtió en ley el 26 de junio de 2018.

Inicio de la negociación

El 6 de julio de 2018, May obtuvo el acuerdo de su gobierno para negociar el mantenimiento de estrechas relaciones comerciales con la UE tras el 'brexit'. En los tres días siguientes, dimitieron el euroescéptico ministro del 'brexit', David Davis, quien afirmó que May estaba «cediendo demasiado y demasiado rápido», y el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, que se convirtió en el principal detractor de los planes de May a través de su columna semanal en el diario 'Daily Telegraph'.

Este miércoles, el Gobierno británico anunció que los negociadores de Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un «proyecto de acuerdo» que debía ser examinado al día siguiente por el gabinete de la primera ministra británica Theresa May en un consejo de ministros extraordinario. El acuerdo deberá aún ser oficialmente aprobado por los líderes europeos reunidos en una cumbre y ratificado después por los parlamentos europeo y británico.

 

Fotos

Vídeos