Los unionistas tumbarán en el Parlamento el acuerdo del 'Brexit'

La primera ministra británica, Theresa May./EFE
La primera ministra británica, Theresa May. / EFE

El DUP no cree que May evitará el 'precio de Bruselas', separar a su provincia de Reino Unido

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

El acuerdo para la retirada británica de la Unión Europea (UE) que se debatirá en el Consejo Europeo este fin de semana será probablemente rechazado en la Cámara de los Comunes porque el Partido Democrático Unionista (DUP) ha indicado, con su abstención en los votos de la ley del Presupuesto en los últimos días y en declaraciones de sus dirigentes, que sus 10 diputados lo rechazarán.

Sus argumentos se basan en una especulación sobre la letra y el espíritu del Protocolo sobre Irlanda/Irlanda del Norte en el borrador del acuerdo. Establece las reglas que se aplicarían en el Norte si los negociadores de Reino Unido y de la UE no llegan al final de la transición a un diseño de la futura relación comercial que permita el movimiento de bienes sin controles fronterizos.

A la espera de ese acuerdo futuro, el documento prevé que Irlanda del Norte mantenga regulaciones del mercado común, mientras Gran Bretaña permanecerá en una más relajada unión aduanera, con el fin de evitar que entren en territorio de la UE- la República de Irlanda- bienes que no se ajustan a las normas y tasas comunitarias. Hasta que se llegue a una solución compartida.

Después de que la rebelión de los diputados del DUP- rompiendo el pacto de legislatura que aseguraba a Theresa May una mayoría en el Parlamento- obligase al Gobierno a aceptar enmiendas para evitar su derrota, los unionistas han interrogado a la ministra para Irlanda del Norte, Karen Bradley, en el comité parlamentario para la región, que incluye a otros miembros de la Cámara.

Bradley, ministra desde enero de una provincia con las instituciones autonómicas rotas, dañó su reputación hace dos meses confesando en una entrevista que, cuando se hizo cargo de su tarea, «no sabía que la gente que es nacionalista no vota en las elecciones a los partidos unionistas, y viceversa». Nació y se formó en Newcastle, antes de convertirse en consultora fiscal y diputada.

Kate Hoey, diputada laborista por un distrito de Londres y militante del 'Brexit', se lo ha recordado como un desconocimiento «incomprensible tras cuarenta años de terrorismo'. Hoey nació en Irlanda del Norte, fue 'trotskysta' en su juventud, pero es ahora severa con cualquier desviación en la condena del republicanismo irlandés. Ha confirmado en la reunión que ella no 'confía' en la UE.

Riesgos

El unionista Gregory Campbell, veterano en Londonderry del partido fundado por el reverendo Ian Paisley, ha afirmado que una frontera dura en los trescientos cruces de la linde «no pudo crearse en el pasado, no existe en el presente y no podrá crearse en el futuro». Su teoría, ampliamente compartida, es que el 'mito de la frontera' lo fomentó Dublín, y la UE lo utiliza para llegar a ese plan inaceptable.

Aunque variados expertos dicen que los controles son posibles sin que estén en la frontera y May ha resucitado su idea de explorar esos medios técnicos para suavizar el 'backstop' (salvaguardia), en su negociación actual de la Declaración Política anexa al acuerdo, antes del Consejo Europeo, los unionistas no creen que la primera ministra logrará cambios en las dos cuestiones para ellos inadmisibles.

Regulaciones diferentes y un entendimiento mutuo para salir de la UE- que para seguir recaudando la contribución británica o para cobrarse en Irlanda del Norte el precio del 'Brexit, en palabras que se achacan al director general de la Comisión Europea, Martin Selmayr, estaría interesada en prolongar eternamente un estatus en teoría provisional- son para el DUP una intromisión en la soberanía británica.

Bradley ha defendido el acuerdo con convicción. La confianza en el entendimiento con la UE es «el riesgo político que yo asumo», ha dicho. Y recordó a los unionistas que, si tienen que vivir temporalmente en esa situación, disfrutarán en tal limbo del acceso libre al mercado británico y al de la UE. Pero los unionistas canjean ese privilegio único por una visita al abismo.

Ian Paisley Jr., hijo del fundador del DUP, se mostraba convencido tras la reunión de que May no logrará nada sustancial. Ellos votarán contra el acuerdo del Consejo Europeo. ¿Qué ocurrirá después? Que Reino Unido se marchará sin acuerdo, adoptará las reglas de la Organización Mundial de Comercio y Michel Barnier llamará con prisa a la puerta del Gobierno de Londres para evitarlo.

Más información:

 

Fotos

Vídeos