Detenida por consentir que un amigo abusara de su hija durante siete años

Los abusos comenzaron cuando la menor tenía ocho años, siendo su progenitora consciente de los mismos desde hace dos, aunque no lo denunció ni trató de impedirlo

R. C.Murcia

La Policía Nacional ha detenido a dos personas, un hombre y una mujer, como presuntos autores de un delito de abuso sexual continuado sobre una menor de edad y un delito de malos tratos en el ámbito familiar y abandono de menor, respectivamente.

La investigación policial se inició después de que la madre acudiera al Instituto de Educación Secundaria donde estudia la joven para explicar que la menor quería abandonar los estudios que está cursando. La madre hizo referencia a unos abusos sexuales sufridos por parte de un amigo de la familia para justificar este abandono. El equipo docente activo el protocolo de los centros de enseñanza y puso los hechos en conocimiento de la Policía Nacional.

Tras las primeras pesquisas policiales y la declaración de la menor, los investigadores tuvieron conocimiento de que la madre fue conocedora desde hace dos años de los abusos que venía sufriendo su hija, aunque no denunció ni evitó que continuaran.

Los hechos se remontan a cuando la joven tenía ocho años y empezó a quedarse en casa de unos amigos de sus padres mientras estos estaban en el trabajo. El amigo de los padres empezó a abusar de la menor, desconociendo los padres estos hechos, hasta que al cabo de unos años los progenitores alquilaron a este individuo una habitación en el domicilio familiar, prolongándose los abusos hasta el año pasado.

Según la declaración de la menor, de 15 años, relató a su madre los abusos hace dos años, pero la progenitorra ni lo denunció ni trató de impedirlo, llegando incluso a abofetear a la joven tras restar importancia a lo narrado por la menor, con lo que los abusos sexuales continuaron hasta hace un año.

La Policía Nacional detuvo entonces a la madre y al presunto agresor de la menor, de 53 y 50 años de edad y nacionalidad boliviana y ecuatoriana, respectivamente, que pasaron a disposición judicial. La menor ha quedado bajo la custodia de su hermana mayor, mientras las autoridades tratan de localizar al padre de la menor a través de la Interpol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos