Villarejo declara que se vio con Corinna para solucionar sus problemas con el Rey

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en segundo término, tras el rey Juan Carlos I, con el que se relaciona, en una ceremonia de los Premios Laureus de deporte. /Archivo
Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en segundo término, tras el rey Juan Carlos I, con el que se relaciona, en una ceremonia de los Premios Laureus de deporte. / Archivo

Anticorrupción investiga si la empresaria alemana contrató los servicios del comisario para ayudar a un magnate británico con problemas con Hacienda

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre pasado, se presentó este jueves en la Audiencia Nacional como un hombre que prestaba sus servicios por orden del «Estado». Con este halo de grandeza patria, el «agente encubierto» de la Policía Nacional compareció ante el juez Diego de Egea, instructor de la 'operación Tándem', para explicar por qué viajó a Londres en 2015 para reunirse en un hotel con la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga cercana del rey Juan Carlos, y el expresidente de Telefónica Juan Villalonga.

Según fuentes jurídicas, Villarejo explicó al juez y a los fiscales anticorrupción del caso, Miguel Serrano e Ignacio Stampa, que esa cita se programó con el objeto de solucionar los problemas que Corinna tenía entonces con el exjefe del Estado, desmintiendo así que se debiera a otros motivos más espurios como sospechas los investigadores. Fue, en suma, un «trabajo para el Estado» tanto la reunión como las grabaciones que el comisario realizó de la misma y que, según dijo ayer, fueron halladas en el registro de la casa del abogado Rafael Redondo, en prisión provisional junto al excomisario de 66 años.

En esa conversación, Corinna afirma que el rey Juan Carlos tiene cuentas en Suiza a nombres de terceros, cita a Álvaro de Orleans y Borbón, y que ella fue utilizada como testaferro para ocultar su patrimonio en el extranjero. También relata que unos mercenerarios robaron documentos sensibles de su despacho en Mónaco ante la presencia de su secretaria, pero no lo denunció. Y el propio Villarejo interviene en la cinta para decirle que había recuperado algunos papeles y que se los iba a entregar.

En esta línea, el comisario investigado -que se trasladó en ambulancia desde el centro penitenciario de Estremera (Madrid) debido a problemas en la espalda- explicó que disponía de una estructura de empresas creadas durante su excedencia en la Policía (1984-1993) que puso al servicio del Estado a su regreso, aunque de momento no ha presentado ninguna prueba que justifique su versión y la finalidad de estas mercantiles.

Al contrario, el juez le investiga por crear presuntamente una organización criminal para conseguir y vender información confidencial valiéndose de su condición de policía, sin que en la causa conste que tuviera permitido compatibilizar su trabajo como funcionario con estos negocios para particulares que le permitieron acumular un patrimonio estimado de más de 20 millones de euros desde hace al menos 30 años.

Esta no es la primera vez que Villarejo se escuda en estas labores de «Estado» para defenderse ante el juez, ya que el pasado 30 mayo, cuando también fue trasladado desde la cárcel para declarar, afirmó que actuó para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en una de las vertientes del caso, el «informe King» que elaboró para desprestigiar a uno de los hijos del presidente guineano Teodoro Obiang en plena batalla por el control político del petróleo en ese país.

Problemas con Hacienda

De forma paralela a esta pieza separada abierta por el juez sobre las grabaciones a Corinna, la Fiscalía Anticorrupción investiga si la aristócrata alemana contrató los servicios parapoliciales de Villarejo para ayudar a un magnate británico con problemas con la Hacienda española.

Según fuentes de la investigación, de los audios incautados a Villarejo y su socio, Rafael Redondo, se ha detectado que la antigua amiga del Rey habría recurrido al comisario para que frenara un problema del financiero Ben Goldsmith con el fisco por un finca ubicada en Ronda (Málaga), según ha publicado el diario digital 'Vozpópuli'.

En la conversación entre Corinna, Villarejo y Villalonga éste último interrumpe la conversación difundida por los digitales 'El Español' y 'Ok Diario' para decir: «Oye, una pregunta, ¿pasamos? Porque... cuéntale el tema, que es lo importante, Ben Goldsmith», dijo el expresidente de Telefónica dirigiéndose a la consultora germana.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos