La 'llamada al rezo' secesionista en Vic

Fachada del Ayuntamiento de Vic en la plaza Mayor de la localidad barcelonesa, en la que se difunde cada día la arenga separatista./R.C.
Fachada del Ayuntamiento de Vic en la plaza Mayor de la localidad barcelonesa, en la que se difunde cada día la arenga separatista. / R.C.

«No nos desviemos de nuestro objetivo», se arenga todos los días por la megafonía de la plaza central de la localidad

CRISTIAN REINOBarcelona

Cae la tarde. Suenan las campanas. Son las ocho en Vic, ciudad barcelonesa de la Cataluña central. Uno de los feudos del secesionismo y antiguamente del carlismo. Todos los días a la misma hora, como en los países musulmanes a la hora del rezo, un mensaje difundido a través de la megafonía en la plaza central de la localidad arenga a la población a seguir luchando por la independencia, a continuar con el desafío.

«No normalicemos una situación de excepcionalidad y de urgencia nacional. Recordemos cada día que todavía hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro objetivo: la independencia de Cataluña», afirma una voz en off grabada y emitida por la megafonía del ayuntamiento, mientras repican las campanas de la casa consistorial, decorada también como marcan los cánones soberanistas: 'estelada' en el balcón y lazo amarillo, junto al cartel pidiendo la libertad de los «presos políticos». Vic vuelve a ser la capital del independentismo.

Desde la oposición municipal criticaron este jueves al ayuntamiento, gobernado por el PDeCAT, por haber decidido de manera unilateral poner en marcha esta particular iniciativa reivindicativa, cuyo contenido fue consensuado no con las otras fuerzas del consistorio, sino con la ANC, Ómnium y los Comités de Defensa de la República. La propia ANC difundió este jueves a través de las redes sociales lo que en Vic se conocía en otros tiempos como las llamadas al somatén, que se hacía con el repique de campanas para llamar a rebato a las milicias ciudadanas en caso de asedio, bombardeo o ataque exterior.

La plaza Mayor de Vic es el centro neurálgico de la ciudad. Ahí se celebra el mercado, el más popular de Cataluña, y recientemente los grupos secesionistas, que son mayoría en el consistorio (16 de los 19 concejales), propusieron que cambiara su nombre por el de 1 de Octubre. Finalmente, esta es la denominación que recibirá la plaza de la estación. Si la plaza Mayor no se llamará 1 de octubre es porque los grupos independentistas llegaron a la conclusión, cargados de optimismo, de que el proceso soberanista deparará futuras fechas que serán aún más emblemáticas que la del fallido referéndum.

El consistorio ya provocó una agria polémica el pasado junio por negar a Ciudadanos celebrar un acto en la céntrica plaza. el partido liberal no siguió adelante con el evento pero días después Inés Arrimadas, la líder naranja en Cataluña, se desplazó a la localidad junto a dirigentes y militantes del partido y fueron increpados e insultados.

En la plaza Mayor de Vic se produjo también el incidente en que un conductor embistió el cementerio de cruces amarillas que habían instalado los independentistas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos