El Ayuntamiento de Barcelona veta un mitin de Vox en el Sant Jordi

Mitin de Vox en Córdoba. /Rafa Alcaide (Efe)
Mitin de Vox en Córdoba. / Rafa Alcaide (Efe)

La formación ultra amenaza con una gran concentración en la ciudad condal si no logra un recinto municipal

CRISTINA REINOBarcelona

El Palau Sant Jordi, escenario de los grandes actos políticos en Cataluña, no acogerá un mitin de Vox. La formación de ultra derecha había anunciado un acto por todo lo alto en el pabellón olímpico para el 30 de marzo, que debía servir como pistoletazo de salida de la campaña de las generales, con una demostración de fuerza en uno de los territorios más hostiles hacia el partido de Santiago Abascal.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona, propietario del Sant Jordi, ha vetado su presencia en el recinto deportivo. El consistorio gobernado por Ada Colau, que había sufrido las presiones de los grupos de la oposición que le habían pedido que impidiera el acto de Vox, se ha escudado en una cuestión técnica para no alquilar el local al grupo ultra. La razón que se ha sacado de la manga el equipo municipal es que durante esas fechas el Palau Sant Jordi debe someterse a «obras de mantenimiento» por lo que no está disponible el pabellón ideado por Isozaki para los Juegos del 92 y que en el pasado fue escenario de grandes mítines del PSC y de Convergència. Llenar el Sant Jordi era casi la antesala de una victoria electoral.

Lo que está por ver es si la decisión de Colau provoca el efecto inverso y los de Abascal logran reunir a más gente de la prevista. El presidente de la formación, después de que fuera el PSC quien pidió a Colau que vetara a Vox del Sant Jordi al tratarse de un espacio municipal, cargó contra los socialistas. «El PSC es un partido totalitario que dice a quien pertenece el espacio público», dijo.

El victimismo vende y este viernes Vox cargó contra el Ayuntamiento al que amenazó con celebrar una gran concentración en la ciudad. «Hemos enviado un Burofax al Ayuntamiento al considerar que ha actuado de mala fe con una decisión arbitraria y discriminatoria», apuntaron desde el partido derechas. «El Ayuntamiento de Barcelona no hizo ninguna mención a las labores de mantenimiento cuando el 15 de febrero se realizó la reserva en firme. Tampoco lo hicieron cuando se realizó la trasferencia del 50% del total del importe para que la reserva fuera confirmada», añadió.

Según fuentes de la formación, desde el consistorio no les pusieron ninguna pega en un primer momento. Por lo que este viernes pidieron a Colau que rectifique. Si no lo hace, reclamarán daños y perjuicios y «convocará a una gran concentración en Barcelona». «La España viva estará presente en Barcelona», advirtieron desde el grupo ultra.