El PSOE rechaza la última propuesta: «Es más de lo mismo»

Reunión de la Ejecutiva del PSOE./
Reunión de la Ejecutiva del PSOE.

Calvo acusa al partido de Iglesias de no atender al mínimo «principio de realidad»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE no ve cambios sustanciales en la última oferta puesta sobe la mesa por Unidas Podemos para salvar la negociación de la investidura 'in extremis'. Fuentes socialistas han argumentado que el planteamiento del partido de Pablo Iglesias, que implicaría la renuncia a asumir las competencias en materia fiscal y de medioambiente que hasta ahora se exigían pero no las de Trabajo, es «más de lo mismo». «Recordamos que no hay carteras de primer y de segunda -han argumentado- todas contribuyen a mejorar la vida de los ciudadanos y forman parte del Consejo de Ministros de España».

La respuesta ha llegado después de que la vicepresidenta en funciones y cabeza del equipo negociador socialista, Carmen Calvo, se haya esforzado en explicar esta mañana en la Ser, a poco más de cuatro horas para la votación clave de la investidura, el porqué del fracaso del intento de acordar un Gobierno de coalición y de que haya cargado las tintas sobre el que, hasta hace poco, llamaba su «socio preferente». «En una negociación hay que asumir el principio de realidad y UP ha pretendido todo el tiempo negociar en una posición que no se corresponde con el respeto a las urnas, a su representación y a la nuestra», ha aducido.

Calvo ha asegurado que la formación de Pablo Iglesias nunca ha estado dispuesto a apearse de la propuesta que los socialistas filtraron este miércoles y que incluía competencias sociales de calado articuladas en una Vicepresidencia de Derechos Sociales y Medioambientales encargada de coordinar a su vez cinco ministerios: el Ministerio de Derechos Sociales, Igualdad y Economía de los Cuidados; Ministerio de Trabajo, Seguridad Social y Lucha contra la Precariedad; Ministerio de Transición Energética, Medioambiente y Derechos Animales; Ministerio de la Justicia Fiscal y la lucha contra el Fraude, y Ministerio de Ciencia, Innovación, Universidades y Economía Digital.

«¡Si es que nos han pedido literalmente el Gobierno! ¿Qué le quedaría al PSOE para sacar adelante su programa electoral? «, ha argumentado indignada la número dos del Ejecutivo en funciones. Según ella, a pesar de que Pablo Echenique sostiene que esa era solo su propuesta de máximos, hasta ayer a las siete de la tarde, la última vez que hablaron por teléfono, Podemos seguía insistiendo en que su propuesta era «sensata y razonable». «Nosotros –ha insistido- no podemos entregar los tributos, la política y el esqueleto de gasto».

Un nuevo 155

Calvo ha repetido además una y otra vez que Unidas Podemos ni siquiera garantizaba por sí solo que saliera la investidura – aunque el PNV y Esquerra ya han dado muestras de estar dispuestos a allanarles el camino-, pero también ha justificado su desconfianza en la promesa de que Iglesias y los suyos serían leales a las políticas de Estado que determine Sánchez y ha hecho alusión a unas recientes declaraciones del portavoz de En Comú, Jaume Asens, en las que advirtió de que habría que hablar con el PSOE del referéndum de autodeterminación y se erigió como garante de que no habrá un nuevo 155. « No han querido negociar», ha llegado a afirmar la vicepresidenta.

Ahora a Sánchez solo le queda la posibilidad de una abstención generalizada que le permita ser investido. Calvo ha apelado a la «responsabilidad» de todos los grupos con el argumento de que no hay otro Gobierno posible y ha justificado el enroque. «Lo que no podemos hacer –ha concluido– es entregar nuestro programa electoral».

Más información