Carmena abre una nueva crisis con Podemos al vetar en su lista al general Rodríguez

Carmena abre una nueva crisis con Podemos al vetar en su lista al general Rodríguez

La formación liderada por Pablo Iglesias amenaza con no concurrir a las municipales en Madrid

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Manuela Carmena ha asestado un nuevo golpe político a la mandíbula de Podemos al revelar lo que ya era un secreto a voces: no quiere al general Julio Rodríguez en la candidatura de Más Madrid con la que buscará revalidar su cargo como alcaldesa de la capital. La regidora lo dijo alto y claro durante una entrevista en Onda Cero. «En principio, no he pensado en él», afirmó antes de añadir que no admitirá imposiciones de ningún tipo en su plancha electoral. Vengan de donde vengan.

Una de las condiciones de Carmena para repetir como candidata fue tener las manos libres para elegir a su equipo. No es un tema menor para la exjuez, que a lo largo de la legislatura que está a punto de terminar ha tenido problemas de todos los colores con los sectores más radicales de Ahora Madrid (la confluencia entre Podemos), Izquierda Unida, Ganemos e independientes que en 2015 conquistó el Ayuntamiento de Madrid tras más de dos décadas de ejecutivos populares. Podemos, en principio, no puso ningún pero. Uno de los principales objetivos de la formación que lidera Pablo Iglesias es retener Madrid, y sin la actual alcaldesa al frente lograrlo sería poco menos que misión imposible. No obstante, la formación morada presiona desde hace meses para que el general Rodríguez ocupe un puesto preeminente en la candidatura.

El exjefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) durante el último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es uno de los dirigentes de la formación más cercanos a Iglesias, y el secretario general ha visto en el militar un sustituto perfecto para Carmena si ésta, de 74 años, decide retirarse de la alcaldía antes de finalizar un próximo mandato. En cualquier caso, la regidora no está dispuesta a tener al general como compañero en la campaña ni en el consistorio, aún cuando su negativa pueda llevar a Podemos a no participar en su lista. Aunque esto se produzca finalmente, los dirigentes podemistas han asegurado que no se presentarán a las municipales en solitario, algo que si harán en la Comunidad de Madrid para medirse en las urnas con Íñigo Errejón. «Seremos responsables y nos echaremos a un lado», confirmó este miércoles la portavoz parlamentaria Irene Montero.

Distante

Desde el momento en que Carmena dio el paso de presentarse a la alcaldía de la capital, Podemos ha tratado de atraer a la exjuez a sus filas, pero una y otra vez ha pinchado en hueso. La primera edil de Madrid no solo ha repetido a lo largo de los últimos cuatro años que no pertenece a ningún partido político, sino que además se ha negado a pedir el voto de para la formación de Iglesias en las citas electorales que se han celebrado en este tiempo, incluidas dos generales.

El golpe definitivo de Carmena a quienes fueron sus principales aliados en 2015 llegó el pasado jueves con el fichaje de Errejón como candidato autonómico de Más Madrid. Por mucho que el carisma de la exjuez obligue a perdonarle todo, una cualidad que ella sabe explotar mejor que nadie, la fuga del exnúmero dos del partido a cuatro meses de los comicios se ha sentido como una traición a todos los niveles. «A nosotros –lamentó Montero– nos pone tristes que Carmena hace cuatro años fuese elegida alcaldesa porque caminaba de la mano de Ganemos y Podemos y hoy camine solo con su partido y de momento ni Ganemos ni IU ni Podemos estén en ese barco porque a Manuela no le apetece».

Empanadillas con Errejón

Efe.-La alcaldesa ha revelado que la idea de que Errejón pasara a formar parte de esta candidatura para la Comunidad de Madrid surgió en una cena celebrada en su casa el pasado 21 de diciembre con el exdiputado de Podemos y más gente. En esa cena que ella misma tuvo que abandonar al romperse el tobillo mientras llevaba a sus invitados una «bandeja con empanadillas».

 

Fotos

Vídeos