El independentismo clama ante la cárcel de Lledoners por la unidad y por una nueva huelga general

Un momento del acto en el que el independentismo conmemora el primer aniversario del encarcelamiento de miembros del anterior Govern frente al Centro Penitenciario Lledoners. / Susanna Sáez (Efe)

Miles de personas vuelven a manifestarse frente a la prisión de los líderes del 'procés'

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo salió este viernes a la calle, una vez más, como respuesta a los escritos de la Fiscalía y para denunciar el primer aniversario del encarcelamiento de los líderes del 'procés'.

La protesta, que ya había sido convocada antes de que se conociera que la Fiscalía daría a conocer sus acusaciones el día 2 de noviembre, tuvo lugar en cuatro emplazamientos casi de forma simultánea: frente a la prisión de Lledoners, como el jueves, donde se celebró el acto central; en Sant Vicenç del Horts, con una marcha de antorchas, con la que Esquerra tributó un homenaje a Oriol Junqueras; frente a la prisión de Mas d'Enric, donde está encarcelada Carme Forcadell, y ante la de Puigde de les Basses, donde está Dolors Bassa.

La más multitudinaria fue la del penal de Lledoners, donde están Junqueras, Forn, Romeva, Cuixart, Sànchez, Rull y Turull. Organizada por las entidades de la sociedad civil y las formaciones secesionistas, reunió a miles de personas, que clamaron por la unidad en el independentismo y por la celebración de una huelga general que paralice la economía catalana y la AP-7, en conexión con Francia. «Ante la emergencia nacional, os exigimos unidad», exclamó el exdiputado de Junts pel Sí Lluís Llach.

El cantante, que dirige el foro de debate sobre el proceso constituyente, dio voz al secesionismo civil que reclama a los políticos que desobedezcan y que no entiende las continuas guerras entre ERC y JxCat y el PDeCAT. Llach, que calificó la decisión de la Fiscalía de «imbecilidad jurídica», llamó también a la movilización. «Hay que llenar las calles para vaciar las prisiones, está llegando ese momento», dijo, anunciando las manifestaciones masivas que se prevén para cuando se conozca las sentencias del 1-O.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (c), a su llegada al acto.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (c), a su llegada al acto. / Susanna Sáez (Efe)

Tras presidir una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno y reunirse con Roger Torrent, el presidente de la Generalitat de Cataluña visitó a los líderes secesionistas que están encarcelados en Lledoners. A su salida, se sumó a la manifestación frente al penal barcelonés. Torra dijo que el secesionismo no dará ni un paso atrás.

En Sant Vicenç dels Horts, mientras, el diputado de Esquerra, Gabriel Rufián afirmó: «La Manada lleva toga». «Carceleros, sois unos salvajes, os tenemos que ver sentados en un tribunal de derechos humanos», afirmó. Y a Pablo Casado, le espetó que cuando llama golpistas a los independentistas mire los tiros que hay en el Congreso de los Diputados. «Hubiera abrazado a Tejero», señaló en relación al líder del PP.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos