La defensa de Ibar ve posible apelar pero la vista no sería antes de 5 años

Pablo Ibar escucha el fallo del jurado./EFE
Pablo Ibar escucha el fallo del jurado. / EFE

El 25 de febrero se conocerá si la pena impuesta al español por asesinato es cadena perpetua o la muerte

JAVIER PEÑALBAMiami

Pablo Ibar pasó la primera noche tras el verdicto que le declaró culpable de un triple asesinato en un módulo especial reservado a personas en riesgo de cometer suicidio. No porque diera muestras de pretender lesionarse. Se trata de una media de carácter meramente preventivo que la administración penitenciaría de Estados Unidos implementa de manera casi sistemática en aquellos casos de pena grave y, lógicamente, este es uno de ellos.

El mismo sábado, tras lectura del fallo, el preso de origen español fue trasladado de nuevo a la prisión de Broward County, desde donde pudo mantener una breve conversación telefónica con su padre, Cándido, cuyo contenido no ha trascendido. También Tanya, su mujer, pudo hablar con él por espacio de unos minutos. «Fue una conversación en la que Pablo le dijo que no entendía cómo el jurado podría haber llegado a aquel veredicto con todas las pruebas que habíamos podido aportar», relató ayer Mimi, la cuñada, aun profundamente afectada por la decisión judicial. «No solo Pablo no entiende lo que ha pasado, nosotros tampoco».

El afectado fue, de entre todos los miembros de su familia quien, aparentemente, mejor pareció encajar el veredicto. Mientras sus familiares echaban la vista al suelo y varios de ellos rompía a llorar, él se mantuvo tan entero como pudo. Cándido, en cambio, apenas halla consuelo. Está roto. A una sobrina suya que reside en el País Vasco le ha manifestado que «se quería morir; que tenía ya 75 años y que su máxima ilusión era ver a Pablo en libertad, y que ya no iba a poder cumplir ese sueño», explicó ayer Pilare Pereda, prima también de Pablo.

Pereda resalta la ola de solidaridad que han recibido los familiares tras conocer el fallo. «La cuenta de ingresos para hacer frente al coste del proceso ha registrado numerosas operaciones. La respuesta de la sociedad hacia nosotros está siendo excepcional», cuenta. La Asociación recauda fondos para hacer frente al presupuesto de 1.300.000 dólares de la defensa. Este presupuesto cubre los honorarios de los cuatro abogados especializados que han trabajado en las distintas áreas del juicio. Hasta hace unos días se habían recaudado y pagado el 84,1% del presupuesto pero, la asociación necesita de más ayuda para conseguir el 15,9% restante.

Ibar deberá permanecer en el centro penitenciario de Broward hasta el próximo 25 de febrero. Ese día será conducido de nuevo a la sala número 6900 del juez Dennis Bailey. Allí, el mismo jurado que ahora le ha declarado culpable, debe decidir si le impone la pena de muerte que solicita la Fiscalía de Florida, o la cadena perpetua, petición que la defensa formulará el próximo 4 también de febrero.

Los abogados se pondrá en breve a trabajar en el posible recurso que interpondrá a la última decisión. De prosperar la pena de muerte, la apelación deberá ser interpuesta ante el Tribunal Supremo de Florida. Si, es condenado a cadena perpetua, deberán ante Tribunal del Circuito correspondiente de Florida. Pero fuentes jurídicas sostienen que la vista no tendría lugar antes de cinco años.

Más información

 

Fotos

Vídeos