Iglesias se ve objeto de «una de las mayores vergüenzas de la democracia»

Iglesias se ve objeto de «una de las mayores vergüenzas de la democracia»

El candidato de Unidas Podemos reclama llegar al Gobierno para limpiar «las cloacas del Estado»

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

No es que haya dicho mucho, porque según ha justificado está obligado a respetar el secreto de sumario. Lo que sí ha dado por hecho Pablo Iglesias en la cadena Ser es que la supuesta operación orquestada por la bautizada como 'policía patriótica' para desprestigiarle a él y a su partido con pruebas falsas es «una de las mayores vergüenzas de la democracia». Justo esta mañana Fuentes policiales han confirmado a Europa Press que -como adelantó 'El País'- la cúpula del Ministerio del Interior, con Jorge Fernández Díaz (PP) como titular, otorgó la residencia en España a un venezolano que suministró informaciones no acreditadas contra el líder de la formación morada.

El secretario general de Podemos da por hecho que desde Interior se dieron órdenes para evitar por todos los medios que su formación llegara al Gobierno de la mano de una coalición con el PSOE. Prueba de ello, ha sostenido, es que el informe PISA -que atribuye a Podemos financiación irregular desde Venezuela e Irán- salió a la luz mientras el propio Iglesias y Pedro Sánchez negociaban un pacto de legislatura en enero de 2016. El informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) no tiene autor conocido y los tribunales han rechazado por dos veces investigarlo. No obstante, sirvió, y aún lo hace, para que el PP atacase una y otra vez a Podemos por sus supuestos vínculos con los regímenes de Caracas y Teherán. 

Ha recordado que en mayo de 2016, un mes antes de las elecciones, se publicó otra información en un medio digital que le atribuía a él una cuenta en un paraíso fiscal en la que presuntamente tendría ingresado dinero procedente de Venezuela. "Falso", ha zanjado.

Y el contenido del móvil, o la menos una parte, que se robó a una de sus asesoras se público en julio de 2016, tras la repetición electoral y cuando de nuevo Podemos y PSOE se abrían a una posible negociación, ha añadido el candidato a la Moncloa. «¿Quién tenía interés en que Podemos no llegase al poder?», se ha preguntado. Y él mismo se ha respondido: «Parece que se apunta al Ministerio del Interior, al gobierno popular».

Rédito electoral

Amparado en el secreto de sumario, Iglesias ha rehusado revelar desde cuando conocía que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón había abierto una investigación sobre el posible espionaje del excomisario encarcelado José Villarejo a Podemos. También si la estrategia de su partido, estrenada con su regreso el pasado sábado a la primera línea política, de denunciar que España está gobernada en la sombra por un grupo de poderosos empresarios viene dada por la salida a la luz del espionaje. Lo que sí está claro es que Iglesias va a tratar de sacar rédito electoral al victimismo. «Somos los únicos que podemos garantizar que se limpien las cloacas», ha dicho antes de señalara como algo positivo que «ahora la gente tiene más información para decidir su voto el próximo 28 de abril».

Iglesias también ha atacado al PSOE, lo que puede interpretarse en clave electoral. Y es que será con Pedro Sánchez con quien se disputará el voto de la izquierda. Ha recordado que su grupo parlamentario pidió por dos veces la comparecencia de Villarejo en una comisión de investigación en el Congreso y que en las dos ocasiones los socialistas votaron en contra. El excomisario reconoció el jueves que estuvo involucrado en una investigación de la Policía Nacional sobre Podemos, aunque negó haber sido quien la orquestó. No obstante, el contenido del móvil robado a la asistente del secretario general de Podemos fue hallado en uno de los registros posteriores a la detención de Villarejo.

El líder de Podemos también ha señalado que el presidente del Gobierno no le ha llamado tras destaparse que fue objeto de espionaje.

Los inscritos decidirán su futuro

Pablo Iglesias fue elegido en Vistalegre 2 secretario general de Podemos, pero que se mantenga en el cargo hasta ese año dependerá mucho de lo que ocurra en las generales. Incluso, con un buen resultado Iglesias podría optar un paso al lado en el partido. Irene Montero ya avanzó que más pronto que tarde Podemos tendrá una mujer al frente del partido. Y Juan Carlos Monedero ha abogado abiertamente por la celebración de un Vistalegre 3 tras las citas con las urnas para "reiniciarse". Hoy, Iglesias ha señalado que su futuro en la formación morada lo decidirán los inscritos, probablemente en un cónclave como el que defiende Monedero.

Iglesias asegura que no quiere permanecer demasiado tiempo en la política y podría por voluntad propia ceder las riendas del partido a Montero y regresar a las clases en la universidad. Otra cosa sería que PSOE y Podemos formasen un Gobierno de coalición tras el 28-A. Ahí el líder de la formación morada sí reclamaría para sí un puesto importante en el Ejecutivo, lo que aplazaría su salida de la primera línea política.

Más información