David Pla, uno de los últimos jefes de ETA, quedará libre en las próximas semanas

David Pla, uno de los últimos jefes de ETA. /Efe
David Pla, uno de los últimos jefes de ETA. / Efe

Las fuerzas de seguridad creen que fue uno de los encapuchados que en octubre de 2011 anunció el cese definitivo de las actividades terroristas de ETA

D. GUADILLA Madrid

David Pla, uno de los últimos jefes de ETA, quedará en libertad en las próximas semanas y permanecerá bajo control judicial en Francia a la espera de que se resuelva una euroorden dictada por la Justicia española en 2011. Pla se tendrá que presentar el miércoles ante un tribunal de París para dictaminar en qué fecha se analiza dicha orden de entrega.

Pla fue condenado el pasado 5 de febrero a cinco años de prisión por pertenencia a banda terrorista por el Tribunal Correccional de París. Fue detenido en septiembre de 2015 en una casa rural de la localidad vascofrancesa de Baigorri junto con Iratxe Sorzabal y otros dos miembros de la banda. Pla y Sorzabal fueron imputados por dirigir una organización criminal de carácter terrorista en su calidad de presuntos máximos jefes de ETA. Según informó 'Gara', su puesta en libertad podría producirse el próximo 24 de abril.

Pla fue uno de los últimos dirigentes con peso específico del 'aparato político' de ETA. Las fuerzas de seguridad creen que fue uno de los encapuchados que en octubre de 2011 anunció el cese definitivo de las actividades terroristas de ETA.

Nacido en Pamplona en 1975, Pla fue uno de los portavoces más destacados de Jarrai a mediados de los noventa, la época en la que las juventudes de la izquierda abertzale adoptaron una postura más radical. Fue detenido en 2000 como miembro de un 'comando de liberados' que recopilaba información sobre potenciales objetivos en Zaragoza. Quedó en libertad en 2006. Pla volvió a ser detenido en abril de 2010 en Hendaya dentro de una operación contra los abogados de ETA. El entonces juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska le definió como un «correo» de la organización terrorista. Apenas estuvo tres días en comisaría. Pasó a la clandestinidad y se integró en el comité ejecutivo de ETA hasta su última detención en 2015.