Colau rechaza quitar lazos amarillos de edificios públicos como pedía el Defensor del Pueblo

Una señora coloca lazos amarillos en la localidad barcelonesa de Alella. /Efe
Una señora coloca lazos amarillos en la localidad barcelonesa de Alella. / Efe

Fernández Marugán muestra preocupado por el «deterioro» de la convivencia, ha amparado ya a un ciudadano y está tramitando otras quejas, también la de Cs

María Eugenia Alonso y Agencias
MARÍA EUGENIA ALONSO Y AGENCIASMadrid

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido este lunes los lazos amarillos en espacios públicos frente a la petición del Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, de que se retiren estos símbolos de edificios públicos.

En declaraciones en LaSexta, Colau ha explicado que en una democracia es precisamente el espacio público donde se expresa la opinión pública y la política y ha vinculado los lazos amarillos a la libertad de expresión. «Tenemos que decidir si queremos vivir en democracia, el espacio público no es neutral, en una dictadura si que se puede pretender que sea uniforme, pero en una democracia todos pueden expresarse libremente», ha señalado.

El Defensor del Pueblo urgió hoy al Ejecutivo de Quim Torra a retirar los lazos amarillos y otros símbolos ideológicos de los edificios y espacios públicos de Cataluña. Francisco Fernández Marugán respondió así a la solicitud de amparo presentada el pasado jueves por Ciudadanos sobre la presencia de estas consignas independentistas en las calles e instituciones catalanas. Este organismo considera que la exhibición de estos símbolos es «incompatible» con el respeto al «principio de neutralidad ideológica propio de una sociedad pluralista».

En su declaración, el Defensor del Pueblo condena las agresiones sufridas por una ciudadana que retiraba lazos amarillos en un parque de Barcelona y por un cámara de televisión en el transcurso de una concentración convocada por el patido de Albert Rivera. Y en línea con el Gobierno y el Ministerio del Interior, Fernández Marugán estima muy importante que la próxima Junta de Seguridad, que se reúne este jueves, aborde la situación derivada de este enfrentamiento.

Ciudadanos recopiló fotografías y pruebas de la presencia de simbología soberanista en dependencias de la Generalitat o del Govern, así como de los ayuntamientos de Barcelona, Girona, Reus, Vic y Berga y los llevó ante el Defensor del Pueblo, al que reclamó que abriese una investigación por la vulneración de derechos fundamentales de los catalanes.

Ante estos hechos, la institución aseguró que, además de tramitar las quejas que reciba sobre estos asuntos, amparará, en su caso, a los ciudadanos y entidades afectados. Este es el caso de un vecino de Barcelona que denunció hace unos días la existencia de lazos amarillos en la fachada principal del Hospital de Santa Creu i Sant Pau. El Defensor del Pueblo envió un escrito a la consejera de Salud catalana, Alba Vergés, en la que le recuerda que los poderes públicos «no son partidos o entidades de la sociedad civil» y que la Administración debe «servir con objetividad los intereses generales».

Rechazos

Sin embargo, Colau ha argumentado que la simbología que se encuentra en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona se debe a una situación de «excepcionalidad» por la prisión preventiva en la que se encuentran los líderes independentistas y el foco se tendría que poner en las causas de esta situación. «Defendemos la libertad de expresión y queremos que acabe la causa detrás de los lazos amarillos, eso si es preocupante», ha asegurado.

Para Colau los esfuerzos deberían ponerse en resolver el «conflicto de fondo» que, a su juicio, significa la «judicialización» que ha hecho el PP de la cuestión secesionista y que ha generado una situación «insólita» que «en Europa nadie entiende».

Preguntada por la próxima Junta de Seguridad en la que Interior quiere debatir con el Govern de la Generalitat sobre los lazos amarillos, Colau ha defendido que se hable en términos políticos de este asunto y no desde la óptica judicial ni de seguridad.

Por último ha cargado contra Ciudadanos, que en la última semana protagonizó una campaña para retirar símbolos independentistas de las calles de Cataluña, afeando que «vive en conflicto».

«Han quedado en fuera de juego tras la moción de censura y se dedican a animar el conflicto en vez de calmar las aguas», ha reflexionado Colau, quien ha asegurado que todos los partidos deberían llevar el conflicto a la parcela del diálogo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos