Desmantelada una red que introdujo a 600 inmigrantes desde Marruecos

Detención de uno de los responsables de la red desmantelada en la 'operación Pocari'. / Guardia Civil/Europa Press

La banda, que operaba como una «auténtica agencia de viajes», cobraba unos 2.500 euros por persona

COLPISAMadrid

La Guardia Civil ha desmantelado una red dedicada al tráfico de seres humanos desde Marruecos que habría trasladado a España a unos 600 inmigrantes ilegales. La banda, que operaba como una «auténtica agencia de viajes», cobraba a partir de 2.500 euros por desplazamiento, lo que le habría reportado unos beneficios de más de 1,5 millones de euros, informaron fuentes de instituto armado.

Las pesquisas comenzaron cuando los agentes de la Guardia Civil detectaron la presencia de individuos que podrían dedicarse al tráfico de inmigrantes en la San Fernando (Cádiz). Los sospechosos parecían dedicarse a recoger y trasladar a los inmigrantes. Los agentes constataron que la banda estaría detrás de una patera que zozobró recientemente en Barbate (Cádiz). El conductor del vehículo que esperaba a los 'ilegales' huyó del lugar, abandonando a los viajeros.

De esta manera, el instituto armado puso en marcha la 'operación Pocari'. En el transcurso de la misma han sido detenidos siete de los responsables de la banda durante los registros realizados en Cádiz, Málaga, Murcia y Palma de Mallorca, captaba a los 'sin papeles' en la zona de Larache (Marruecos). Traslados en pateras o embarcaciones mayores a la península, los miembros de la organización los recibían en la playa y los trasladaban hasta 'pisos francos' en vehículos, principalmente al País Vasco o Cataluña.

Las pesquisas permitieron identificar a los presuntos cabecillas de esta organización. Por un lado, A. B.,líder del grupo y residente en Marruecos, que era quien reclutaba inmigrantes y cofinanciaba las operaciones. Por otro lado, dos hermanos afincados en Cádiz y Palma de Mallorca, H. T. y R. T., respectivamente. Junto a ellos trabajaba K. F., cuya misión consistía en dar cobertura logística a los inmigrantes que llegaban, mediante el alquiler de pisos y vehículos.

Los agentes de la Guardia Civil comprobaron que el supuesto jefe de la organización había supervisado el último viaje organizado por la red, después de que los dos anteriores fracasaran. El cabecilla viajó con otras 50 personas, y mantenía su documentación y la de su pareja oculta entre sus pertenencias, donde además escondió una elevada cantidad de dinero.

El grupo fue detenido y trasladado al puerto de Algeciras por una patrullera de la Guardia Civil. Asimismo se procedió al resto de los implicados. En la operación fueron liberadas 60 personas que habían sido captadas por la banda, entre las que hay niños y mujeres.

 

Fotos

Vídeos