El PP se enfrentará desde la oposición a un calvario judicial de más de un lustro

Luis Bárcenas, extesorero del PP; comparece en la comisión de investigación de la supuesta financiación ilegal del PP, en el Congreso. /Javier Lizón (Efe)
Luis Bárcenas, extesorero del PP; comparece en la comisión de investigación de la supuesta financiación ilegal del PP, en el Congreso. / Javier Lizón (Efe)

Rajoy ha caído en el tercer asalto de 'Gürtel', cuando quedan por instruir o juzgar las piezas más delicadas de esa red y de otras muchas tramas

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Mariano Rajoy ha caído noqueado cuando el combate apenas había comenzado. El expresidente no ha sido capaz de pasar del tercer asalto del 'caso Gürtel'. No ha podido levantarse de la lona después de l golpe de la sentencia de la 'primera etapa' de la trama de Francisco Correa (1999-2005). Solo ha podido resistir en Moncloa los envites (casi caricias) de los casos 'Trajes' y 'Fitur', las dos primeras piezas enjuiciadas y sentenciadas de 'Gürtel'. El Partido Popular ha perdido el Gobierno tras una sentencia que, en teoría, debería haber sido solo un calentamiento, a la espera de los golpes directos a la mandíbula que se le avecinan, dentro y fuera de 'Gürtel'. En la Audiencia Nacional ya vaticinan más de un lustro de calvario judicial, pero probablemente sean más años porque las instrucciones judiciales siempre se complican. Hasta una treintena de casos todavía pendientes amagan con seguir deteriorando la imagen de los populares, ahora ya en la oposición.

La sentencia que dejó K.O. a Rajoy es solo una de las tres conocidas de las cuatro piezas del caso 'Gürtel' ya enjuiciadas. Hay otras siete piezas pendientes de vista oral. El fallo de la pasada semana dio por probada la existencia de una 'caja B' en el partido, pero, en realidad, hay otra causa que investiga esa contabilidad paralela. Es la pieza denominada 'Papeles de Bárcenas', la más peliaguda para el PP. El juez Pablo Ruz concluyó la investigación limitando el caso a la reforma en 'B' de la sede de Génova 13, tras exculpar a los empresarios donantes. Su sustituto, José de la Mata, ha abierto una pieza separada en esta causa después de que el propio Correa apuntara en el juicio de la primera época de 'Gürtel' nuevas informaciones sobre las donaciones irregulares.

'Papeles de Bárcenas' es -y así lo admiten en el PP- una verdadera «bomba de relojería». Aunque el asunto central es la reforma de Génova, nadie en la formación que todavía lidera Rajoy duda de que el juicio (que en el mejor caso para el PP durará semanas) girará sobre la 'caja B'. Bárcenas estará de nuevo en el banquillo. Y de nuevo, también, el partido como responsable a título lucrativo, el mismo cargo por el que ya ha sido condenado en 'Gürtel primera época'. La reapertura parcial de este caso provoca más incertidumbre porque no hay fecha todavía para el juicio y nadie descarta que pudiera alargarse hasta la víspera de las elecciones locales y autonómicas del 26 de mayo de 2019.

Sin fecha

Tampoco hay fecha (y eso inquieta mucho a los estrategas del PP acostumbrados a trabajar con calendarios) para la otro gran causa que asusta -y mucho- a los populares y que ya ha terminado de instruirse: el 'caso ordenadores de Bárcenas'. Aquí no se hablará de corrupción o dinero negro, pero sí de conductas muy reprobables como la de destruir, con 35 borrados, los dos discos duros que Bárcenas dejó en la sede del PP y que, según el extesorero, almacenaban información sensible sobre las finanzas populares. El PP no se sentará en el banquillo como organización, pero sí, entre otros, la actual tesorera del PP, Carmen Navarro, acusada de daños informáticos y encubrimiento. Este juicio también podría celebrarse en la antesala de los comicios del año que viene.

Estas son las dos 'espadas de Damócles' del PP más cercanas, pero el horizonte más allá está igual, o más, nublado. El juicio de la 'segunda época' del 'caso Gürtel', que analizará las irregularidades de la red entre 2005 y 2009, sentará en el banquillo a 27 acusados, no al PP. Sin embargo, se volverá a examinar con lupa una etapa en la que Rajoy, a diferencia de la anterior, sí que era ya el máximo responsable del partido.

Menor riesgo, en principio, presentan las otras causas de 'Gürtel' en la Audiencia Nacional que está muy avanzadas y que podrían ser juzgadas entre 2018 y 2019: 'Visita del Papa', 'Orange Market', 'Ayuntamiento de Jerez' y 'Aena'.

Sí son de 'alto riesgo' otros cuatro procesos de la treintena en instrucción que salpican al PP, pero que no están cerca de ser juzgados: 'Púnica' (trama de Francisco Granados) y 'Lezo' (trama de Ignacio González) en Madrid; y 'Taula' (financiación irregular del grupo municipal del PP de Valencia) y 'Erial' (blanqueo de capitales de Eduardo Zaplana), en la Comunidad Valenciana.

'Púnica' va a suponer un desgaste prolongado cuando llegue a juicio, puesto que son 16 piezas, de las que siete tienen que ver con la supuesta financiación irregular del PP de la época de Esperanza Aguirre. En el caso de 'Lezo' también hay al menos una pieza que investiga expresamente el uso del dinero negro entre los populares de Madrid.

Cortísimo plazo

Pero es que la corrupción no va a dar tiempo al PP ni a lamerse las heridas. El desgaste va a continuar a cortísimo plazo. El jueves declara en la Audiencia Nacional como imputado Alberto Ruiz-Gallardón por las irregularidades en el Canal de Isabel II. Es cuestión de semanas que salga la sentencia sobre la pieza valenciana de 'Gürtel' en la que Ricardo Costa reconoció la financiación en B del PP de Camps. Y para este mes de junio se espera que el supremo confirme la sentencia de Nóos y la condena al expresidente Jaume Matas, aunque Urdangarin copara las portadas.

 

Fotos

Vídeos