El Gobierno cuestiona la imparcialidad del grupo de trabajo de la ONU

Los políticos catalanes que lideraron el 1-O están siendo juzgados en el Tribunal Supremo./EFE
Los políticos catalanes que lideraron el 1-O están siendo juzgados en el Tribunal Supremo. / EFE

Dos de los miembros del equipo que denuncia la prisión de los encarcelados del 'procés' están ligados a un abogado de Junqueras, Sànchez y Cuixart

A. A.Madrid

El Gobierno pasa a la ofensiva frente al Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU que ha puesto en cuestión la prisión provisional dictada por el Tribunal Supremo para los dirigentes independentistas procesados por el 1-O. Según el informe elaborado por este equipo, el Ejecutivo español debe abrir una «investigación exhaustiva e independiente» de las causas en torno a la «privación arbitraria» de la libertad de los políticos secesionistas. Y, añade, se deben adoptar las medidas necesarias para su inmediata puesta en libertad.

Se trata de una valoración inaceptable para Madrid, que ha destacado los lazos que existen entre la causa soberanista y algunos de los integrantes de ese grupo de trabajo. Ha enviado, además, una carta a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, para expresar su malestar por el contenido de dicho informe.

Josep Borrell denunció este viernes «posibles circunstancias producidas en el trabajo de ese grupo que inducen a pensar que algunos de sus miembros no deberían seguir participando en sus actividades». El jefe de la diplomacia española no quiso profundizar en el contenido dirigido a Bachelet hasta que la exmandataria latinoamericana reciba la misiva enviada por su departamento.

Más explícita fue la portavoz del Gobierno. Según Isabel Celaá, existe un conflicto de intereses a causa de la relación entre dos de los integrantes del equipo de Naciones Unidas con Ben Emmerson, el abogado que ha presentado la queja ante la ONU en nombre de Oriol Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, y que fue relator especial de este organismo internacional. Se trata del mexicano José Antonio Guevara Bermúdez y del surcoreano Seong-Phil Hong, quienes deberían haberse abstenido de participar en el informe, destacó Celaá. La ministra de Educación también explicó que no se avanzó a Madrid la publicación del documento, que ha salido a la luz en la recta final del juicio del 'procés'.

Sea como fuere, el independentismo, que sufrió una serie revés a manos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos el pasado martes, no tardó en esgrimir el informe de la ONU en favor de la causa soberanista. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, envió una carta a Pedro Sánchez y a la Fiscalía en la que insta a seguir el dictamen de Naciones Unidas. Esto es, liberar a los presos e indemnizarles.