El gabinete más feminista de Europa

Pedro Sánchez, durante la manifestación del 8-M./Efe
Pedro Sánchez, durante la manifestación del 8-M. / Efe

Pedro Sánchez configura un Ejecutivo con el 65% de mujeres al elegir a 11 para ocupar carteras ministeriales

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

El nuevo gobierno de Pedro Sánchez confirma la idea anunciada de una marcada presencia femenina. Los primeros nombramientos apuntaban a que estábamos ante el tercer Gobierno con representación paritaria de la democracia desde que José Luis Rodríguez Zapatero realizara esta apuesta entre 2004 y 2011. Sin embargo, los últimos anuncios confirmaban que el primer Gobierno de Sánchez no solo supera esa idea de paridad -entendida como al menos un 40% de representación de ambos lados- sino que conforma un Gobierno de amplia mayoría femenina, con once ministras y seis ministros. Las mujeres representan el 64,7% de los miembros, un hecho que convierte al nuevo Gobierno de España en el Ejecutivo con más mujeres del mundo y de la historia de Europa. El gabinete que lidera Pedro Sánchez desbanca de esta manera al de Finlandia de Vanhanen que, en 2007, había nombrado a 12 ministras de un total de 19, lo que significó el 63,1% del total.

Foto de familia del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en abril de 2004.
Foto de familia del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en abril de 2004.

El último presidente, Mariano Rajoy, obvió ese concepto de paridad durante los seis años y medio que permaneció al frente del Gobierno. Ninguno de los nueve gabinetes que llegó a formar superaron el 35% de representación femenina, aunque sí hizo descansar gran parte del peso del Gobierno sobre una Vicepresidencia fuerte dirigida por Soraya Sáenz de Santamaría. También su número dos en el partido fue una mujer, María Dolores de Cospedal, presidenta además del PP en Castilla-La Mancha y a quien situó al frente del Ministerio de Defensa en 2016.

El gabinete que ultima Pedro Sánchez no solo enmienda la plana a sus predecesores respecto al número de mujeres, sino que sitúa a ministras en carteras clave como Economía, Hacienda o Justicia. Para ello ha elegido a profesionales con amplia trayectoria y muy respetadas en su sector. La nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, lleva 25 años trabajando como fiscal en la Audiencia Nacional en temas de narcotráfico, terrorismo de ETA y terrorismo yihadista. Al frente de Economía estará Nadia Calviño, hasta ahora máxima responsable del presupuesto de la UE y curtida en la tarea de cuadrar miles de proyectos por valor de 150.000 millones anuales que afectan a 500 millones de europeos. La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha caracterizado por ser el azote de los socialistas al ministro saliente Cristóbal Montoro, y conoce bien la financiación autonómica, sobre la que ha elaborado una propuesta en Andalucía que logró el aval de Podemos, Izquierda Unida y luego también el PP.

También su número dos será una mujer, Carmen Calvo, quien además de ejercer como vicrepresidenta única, estará al frente del Ministerio de Igualdad, la cartera ministerial que fue creada en 2008 por Zapatero, suprimida por él mismo en 2010 para integrarla en el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad; y que Pedro Sánchez recupera ahora. Calvo, que ya fue ministra con Zapatero, es una de las figuras más leales a Sánchez y tiene un discurso marcadamente feminista. Doctora en Derecho Constitucional, fue también la cabeza visible de la negociación con el Gobierno para la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Con la composición final, que incluye once ministerios dirigidos por mujeres y seis por hombres, la imagen que este viernes inmortalizará al primer gobierno de Sánchez contrastará con aquellas fotografías en blanco y negro que, en el primer Gobierno de Suárez en 1979, mostraban un núcleo de poder compuesto exclusivamente por hombres con traje y corbata.

Soledad Becerril, la primera

La primera incorporación de una mujer para ocupar una cartera ministerial desde la Segunda República tuvo lugar en 1981, con el nombramiento de Soledad Becerril como ministra de Cultura en el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo. Ocupó la cartera hasta diciembre de 1982, cuando asumió el Gobierno Felipe González. Tres décadas después, Becerril se convertiría también en la primera mujer en ocupar el cargo de Defensora del Pueblo, que ejerció hasta 2017.

«Mi nombramiento produjo comentarios singulares: que si se me nombraba era porque faltaba una señora en el gobierno como falta una chica en una fiesta; y en una revista del corazón se dijo que, para ser mujer, era bastante antipática», recordaba hace unos días mientras recogía un premio en Sevilla. Rememoró también su sorpresa al verse como protagonista de las viñetas de dos grandes del humor gráfico. «Mingote dibujó una multitud ante el ministerio que gritaba ¡Socorro! y Forges pintó unos tipos con batas a cuadros ante el ministerio y uno decía: 'esto de la boatiné es indignante, y otro respondía: 'pues no se queje que los jefes de negociado tienen que llevar rulos'».

Gabinete de 1981 con Soledad Becerril como ministra de Cultura.
Gabinete de 1981 con Soledad Becerril como ministra de Cultura.

Con la llegada de Felipe González regresaron también los gabinetes formados exclusivamente por hombres. Ninguna mujer formó parte de sus tres primeros gabinetes entre diciembre de 1982 y julio de 1986. Sí incluyó mujeres -un mínimo de dos y un máximo de tres- en los otros diez gabinetes que llegó a formar hasta que terminó su mandato en julio de 1995.

La llegada de José María Aznar al poder mejoró la proporcionalidad. No alcanzó la paridad, pero llegó a superar el 30% de presencia femenina en su último gabinete con el nombramiento de hasta cinco ministras: Ana Palacio como ministra de Exteriores; Pilar del Castillo en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; Julia García-Valdecasas Salgado como ministra de Aministraciones Públicas, Ana Pastor al frente de Sanidad y María Elvira Rodríguez en Medio Ambiente.

En el año 2004, José Luis Rodríguez Zapatero presentó el primer Gobierno con el mismo número de hombres y mujeres, cumpliendo una promesa electoral. Las siguientes remodelaciones respetaron la proporcionalidad e incluso nombró a una mujer como la número dos del Ejecutivo. No rompería la paridad hasta 2010, cuando emprendió la recta final de su mandato con más hombres que mujeres en su gabinete y situando como portavoz y mano derecha a Alfredo Pérez Rubalcaba.

El primer Gobierno constitucional posa con el Rey en abril de 1977.
El primer Gobierno constitucional posa con el Rey en abril de 1977.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos