Los guardias civiles que vigilan el chalet de Iglesias y Montero se quedan sin calefacción a temperaturas bajo cero

Entrada del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar./Archivo
Entrada del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar. / Archivo

Los vecinos se habían quejado del ruido del compresor que daba electricidad a la garita prefabricada montada frente a la casa

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Sin luz y sin calefacción en plena sierra de Madrid y con temperaturas muy por debajo de los cero grados. Esta es la situación a la que se enfrentan los guardias civiles destinados a la vigilancia del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en La Navata, en Galapagar.

Según han confirmado fuentes del cuerpo, la Guardia Civil ha ordenado apagar el generador que daba electricidad a la garita prefabricada instalada frente a la vivienda, ya que los vecinos de la urbanización se han quejado del continuo ruido que hacía el generador, instalado de forma rudimentaria dentro de un remolque de vehículos. La decisión de Interior de dejar a los agentes sin luz se produjo el martes por la tarde después de que el propio ayuntamiento trasladara a la Guardia Civil las quejas del vecindario. Fue la policía municipal la que ordenó apagar el compresor.

Hasta hace solo unos días, los agentes del instituto armado destinados a la protección del líder de Podemos y la portavoz parlamentaria no contaban ni con esa garita prefabricada. Hacían guardia al descubierto o desde el interior del coche patrulla.

El instituto armado se plantea ahora la posibilidad de dar luz eléctrica a la improvisada garita (similar a las casetas prefabricadas de obra) tirando un cable desde la casa de los Iglesias-Montero o enganchándose al tendido eléctrico. Por ahora, la Guardia Civil no se plantea construir una garita de ladrillo. En cualquier caso, los agentes destinados a la vigilancia no tienen tampoco agua ni inodoro.

 

Fotos

Vídeos