Iglesias se apoya en su resultado del 28-A para contrarrestar a los barones rebeldes

Pablo Iglesias valora el pasado lunes los resultados del 26-M/Ep
Pablo Iglesias valora el pasado lunes los resultados del 26-M / Ep

Pese a la caída en apoyos, el candidato a la Moncloa obtuvo un porcentaje de voto muy superior a los de los cabeza de lista regionales

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Pablo Iglesias tiene claro cual será su argumento, y su defensa, en el próximo Consejo Ciudadano de Podemos. Todo apunta a que el máximo órgano interno del partido entre asambleas ciudadanas se reunirá ya el próximo sábado para abordar sin mayor demora la crisis abierta tras los pésimos resultados de la formación morada en las últimas citas electorales. Frente a los barones regionales y locales que piden o se puedan plantear pedir su cabeza, Iglesias recordará que en las generales del 28 de abril Unidas Podemos recogió un 14,3% de los votos. Se trata de un porcentaje muy inferior al de 2016, cuando Unidos Podemos alcanzó el 21,1%. Pero aún así se sitúa muy por encima del paupérrimo 6,8% de media que los doce candidatos autonómicos cosecharon el 26-M.

Iglesias reconoce que esnecesario hacer autocrítica. Él el primero, aseguró al día siguiente de los comicios de mayo. En cualquier caso, no está dispuesto a cargar solo con el sambenito de haber perdido todos los ayuntamientos del cambio salvo el de Cádiz o de haberse quedado fuera de Parlamentos como el de Castilla-La Mancha, donde hasta ahora, además, Podemos ocupaba una vicepresidencia en el Gobierno del socialista Emiliano García-Page. Es lo que les dirá el próximo sábado a sus barones. Es más, en el partido hay quien apunta que, sin el revulsivo que supuso el regreso del candidato a la Moncloa tras su baja por paternidad, hoy Podemos podría estar representado por apenas una veintena de diputados en el Congreso. Esto es, que el secretario general se mantiene hoy por hoy como el mayor activo político de del partido más aún después de las traumáticas salidas de Íñigo Errejón y Carolina Bescansa de la formación.

Lo cierto es que en Madrid han molestado, y mucho, algunas de las críticas vertidas a lo largo de la última semana por algunos dirigentes regionales, especialmente de los que han sido protagonistas de alguno de los mayores varapalos. Uno de los que cargó contra la ejecutiva nacional fue Nacho Escartín. El secretario general de Podemos en Aragón afirmó, en contra del criterio del resto de la dirección del partido en esta comunidad autónoma, que «el efecto arrastre de la marca» había perjudicado las opciones regionales. «No puede ser, nunca más, una organización centralista que desprecie así a los territorios. No nos vamos a callar a partir de ahora, más democracia interna es lo que hace falta», dijo el pasado martes Escartín. Él será uno a los que se recordará en el cónclave del próximo fin de semana que en 2015, con Pablo Echenique como candidato, Podemos registró en Aragón su mejor resultado porcentual en toda España. El ahora secretario de Organización logró el 20,5% de los votos, frente al 8% recogido hace ocho días por su sustituto. Por el camino se han perdido 82.000 votos - el 70%- y eso no puede ser culpa de la dirección nacional, se defiende desde Madrid.

En Aragón Podemos se ha dejado el 70% de los votos con respecto a las autonómicas de 2015

Este análisis es extensible para el resto de comunidades autónomas. En Cantabria, Unidas Podemos se quedó en el 3,1% de los sufragios, en Navarra en el 4,7% y en Castilla y León en el 4,9%, por ejemplo. Asturias es el lugar donde mejor se comportó la formación morada. Sumó el 11% de las papeletas pese a pelear por el mismo electorado con una candidatura de Izquierda Unida. Aún así, la lista autonómica quedó seis puntos por debajo de lo recabado por Iglesias en el Principado el 28-A. «Ha habido errores y algunos ha podido cometerlos Iglesias, pero desde luego no es el culpable de todo», destacan fuentes del partido próximas al secretario general. Y, justifican, la cercanía entre unas elecciones y otras unido a los resultados lo demuestra.

Los resultados

14,3 %
Es el porcentaje de votos que Unidas Podemos logró en las elecciones generales del pasado 28 abril.
6,8 %
Es el la media del porcentaje de votos conseguido por Unidas Podemos en las doce comunidades autónomas que fueron a las urnas el 26-M

Gobernar, un salvavidas

Tras la maratón electoral, Iglesias deberá pelear las próximas semanas en dos frentes. Por un lado deberá aplacar las críticas internas, mientras que por otro necesita sacar el máximo provecho a las negociaciones con los socialistas para investir a Pedro Sánchez.

El mal resultado electoral debilita la posición negociadora de Podemos con el PSOE

La pieza ansiada por el líder de Podemos es la del Ejecutivo de coalición, que el PSOE rechaza, más aun tras la debacle electoral de los llamados a ser sus socios. La idea de Sánchez es formar un Gobierno que incluya solo a socialistas e independientes de reconocido prestigio. Pero para Iglesias y los suyos controlar algunos ministerios, aunque sean los de perfil más bajo, y colocar a altos cargos afines en secretarias de estado o direcciones generales se presenta como una tabla de salvación en el actual momento político, el más complicado para Podemos desde su nacimiento hace cinco años y medio.

Más información