ERC impulsará un referéndum sobre la monarquía y otro sobre la independencia de Cataluña

Gabriel Rufián. / EP

Esquerra insiste en que no pondrá líneas rojas a la investidura de Sánchez pero le pedirá una mesa de diálogo

CRISTIAN REINOBarcelona

El número 2 de Esquerra por Barcelona para las generales, Gabriel Rufián, que afronta su segunda legislatura en Madrid, ha puesto esta mañana sobre la mesa cuáles serán las líneas maestras del grupo republicano en la próxima legislatura. Rufián ha defendido la bandera del referéndum. Desde todos los ámbitos. Así, el diputado secesionista, que va como segundo jefe de filas tras Oriol Junqueras, ha asegurado que ERC promoverá dos referéndums desde el Congreso de los diputados en la próxima legislatura. El primero será sobre república o monarquía y Esquerra lo propondrá para toda España, mientras que el segundo, sobre el derecho de autodeterminación, lo circunscribe solo para Cataluña.

Esquerra reivindica un referéndum pactado, lo cual ya implica reconocer que de la votación del 1-O no se derivó ningún mandato para hacer efectiva la República como defiende Quim Torra. Tras el 1-O y el 27-O, ERC ralentiza los tempos del 'procés' y reconoce que el soberanismo necesita consensos más amplios que los que ha tenido hasta la fecha. «Para cambiar las cosas se necesitan enormes pactos que conllevan enormes contradicciones pero también enormes victorias», ha señalado Rufián. Disparados por las encuestas, los republicanos se la juegan en dos campos. En el independentismo, donde enarbolan la bandera del secesionismo pactista, realista y útil en Madrid. Y en el ámbito de la izquierda, donde compite con los comunes, de ahí que Rufián haya lanzado esta mañana la propuesta de un referéndum sobre la república o la monarquía. Según el último CEO (el CIS catalán), en torno al 80% de la sociedad catalana se declara republicana.

En esa pugna con JxCat por el voto independentista, ERC trata de diferenciarse de sus socios en el hecho de que no pondrán líneas rojas a una futura negociación con Pedro Sánchez. Lo dijo ayer Oriol Junqueras y lo ha ratificado esta mañana el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès. El independentismo no debe poner líneas rojas a una futura investidura de Pedro Sánchez, ya que supondría poner «la alfombra roja» a las llegada al poder de la extrema derecha, ha señalado. ERC «no puede ser la responsable de la llegada de Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal», ya que supondría una gran regresión, a su juicio, para derechos sociales y civiles, según Rufián. Eso sí, no poner líneas rojas no es dar un «cheque en blanco», han avisad tanto Aragonès como Rufián a Sánchez. No pondrán el referéndum como condición sine qua no, pero le pedirán al Gobierno que recupere la mesa de diálogo que fracasó antes de confirmarse el adelanto electoral.

«Nuestra solución es el diálogo. Los independentistas no desapareceremos», ha avisado al futuro presidente del Gobierno. «Por eso pedimos una mesa de diálogo y negociación que aglutine a todas las sensibilidades de Cataluña. Nos hemos de dejar de negar los unos a los otros», ha asegurado en una conferencia en el foro Nueva Economía.