El 'oasis' fiscal de Madrid enfrenta al resto de autonomías

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso./Efe
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. / Efe

Díaz Ayuso bajará más los impuestos, a pesar de que es la comunidad donde menos IRPF se paga y el Impuesto de Patrimonio está bonificado al 100%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Paraíso fiscal para unos, mala distribución de los impuestos para otros. La Comunidad de Madrid ha conseguido ser la región más próspera económicamente (en 2018 su PIB creció un 3,7%, más de un punto por encima de la media nacional, con una riqueza per cápita de casi 35.000 euros, la mayor de España) y tener una de las menores tasas de desempleo del país: en Madrid trabajan 3,1 millones de personas y la tasa de paro se sitúa en el 10,5% frente al 14% de España, solo por encima de las buenas cifras de País Vasco y Navarra.

Y estos avances se han logrado siendo la comunidad donde menos impuestos pagan sus habitantes. Hasta ahora, el tipo máximo del IRPF que pagan los residentes con mayores rentas en Madrid es del 43,5%, frente a la media nacional del 45%, y muy por debajo de determinadas comunidades como Cataluña y Valencia donde llegan al 48% o el País Vasco donde pagan el 49%.

El sueldo medio en España es de 23.646 euros, según datos del INE. Por lo que si se pone como ejemplo el de una persona soltera de menos de 65 años y sin hijos con una renta de 20.000 euros, los datos de los asesores fiscales del Consejo General de Economistas (REAF) revelan que pagaría unos impuestos de 2.269 euros al año por IRPF en Madrid, unos 100 euros menos que la media nacional y con grandes diferencias con Cataluña (casi 300 euros más) o Aragón (200 euros más).

Pero las diferencias podrían agrandarse a partir de este año tras la llegada a la presidencia de la Comunidad de Madrid de Isabel Díaz Ayuso, quien anunció en su debate de investidura de la semana pasada que llevará a cabo la «mayor reducción de impuestos de la historia de Madrid» a través de una bajada de la tarifa autonómica del IRPF medio punto en todos los tramos de renta, además de aumentar los mínimos personales exentos e incrementar las deducciones autonómicas. De esta forma conseguirá que los madrileños paguen «hasta un 5,5% menos de IRPF». Las rentas más bajas notarán la bajada, ya que por ejemplo en el primer tramo de 12.450 euros al año, el tipo se reducirá del 9% al 8,5%, el menor de España, un 18% al sumar la parte estatal. El tipo máximo quedará en el 20,5% (43% con el tramo estatal).

Sin tributar por Patrimonio

Las rentas más altas se verán más beneficiadas teniendo en cuenta que la Comunidad de Madrid es la única donde se bonifica al 100% el Impuesto de Patrimonio (destinado a los que ganan más de 700.000 euros al año), por lo que un contribuyente con una renta de 800.000 euros (excluyendo la vivienda habitual hasta 300.000 euros) no pagaría nada por este impuesto en Madrid, frente a los 1.164 euros de Aragón o los 1.099 de Extremadura. Más allá, los que declaren 15 millones de euros, en Madrid tampoco pagarán nada en Patrimonio, frente a los 418.000 euros de Extremadura o los 375.000 euros de Baleares, las comunidades donde más se tributa.

Aún con estas cifras, los expertos consultados constatan que la bajada de impuestos anunciadas por Díaz Ayuso no convertirán a Madrid en un «paraíso fiscal», ya que, «aunque cobran los impuestos más bajos a las rentas más altas, el tipo sigue por encima del 40%». El experto tributario y presidente del REAF, Jesús Sanmartín, explica que lo que sí puede ocurrir es que se empiece a dar una «guerra entre autonomías» por ver quién tiene los impuestos más reducidos como una forma de atraer población, inversión y grandes fortunas.

Hacienda pide cautela

De hecho, en algunas regiones han comenzado a ver con recelo esta bajada de impuestos madrileña. En el País Vasco, el PP ha pedido al presidente Urkullu una bajada fiscal en línea con la de Madrid si quieren que apoyen sus Presupuestos, que pase por una rebaja de todos los tramos de IRPF y por la exención total del Impuesto de Patrimonio como ya ocurre en la comunidad gobernada por Díaz Ayuso para «ser más atractivos fiscalmente y desahogar a las clases medias», afirman.

Desde el Ministerio de Hacienda critican que se implanten «diferencias significativas» entre las «obligaciones fiscales» de las comunidades autónomas. La ministra María Jesús Montero aseguró tras conocer la medida que cada autonomía es «corresponsable» de que el sistema de financiación autonómico funcione con «cierta homogeneidad», así como del aumento en la deuda pública que puede suponer debido a una recaudación de unos 300 millones de euros menos en este caso, según los cálculos de la propia Díaz Ayuso.

Desde la oposición criticaron la bajada fiscal recordando que Madrid está obligada a reducir gasto en la misma medida que recorten impuestos para cumplir la la ley de estabilidad financiera establecida por Hacienda. Eso sí, actualmente es la comunidad menos endeudada en función del PIB junto con el País Vasco (14,6%), pero la deuda se ha triplicado en los últimos diez años, superando los 33.000 millones de euros.