El juez rechaza excarcelar a Villarejo por su «absoluta falta de colaboración»

El comisario jubilado José Manuel Villarejo./Archivo
El comisario jubilado José Manuel Villarejo. / Archivo

El magistrado le reprocha que no le aclare qué supuestos archivos deberían excluirse del sumario por afectar a la «seguridad nacional»

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El excomisario José Manuel Villarejo seguirá en prisión. El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha vuelto a rechazar excarcelarle y no solo por el riesgo de fuga. El magistrado, en su auto, reprocha al exmando de la Policía Nacional estar intentando torpedear la investigación negándose a revelar al instructor cuáles son los supuestos archivos que, según Villarejo, están incluidos en el sumario y que podría afectar a la «seguridad nacional».

De Egea directamente denuncia la «absoluta falta de colaboración del investigado con la instrucción del procedimiento». Afirma el juez que Villarejo ha desoído los «requerimientos realizados por el juzgado» para que le diga exactamente cuál de la información incautada por Asuntos Internos a principio de noviembre en los registros de su casa de Boadilla (Madrid) y en su despacho profesional podría ser sensible. El magistrado explica que el imputado no solo no ha respondido a esa petición, sino que tampoco han aclarado qué razones hay para sacar estos datos del sumario. Una situación –apunta De Egea- que está provocando una adicional «dificultad en la instrucción».

Villarejo, que se encuentra en prisión desde el 5 de noviembre acusado de blanqueo, organización criminal y cohecho, además, avanza el magistrado, podría ser imputado en seis nuevas piezas dentro del macrosumario 'Tándem', a raíz de las investigaciones de los últimos meses. Una situación procesal todavía más complicada que, según el juez, hace inaceptable su excarcelación. El magistrado argumenta que once meses después de su encarcelamiento, el riesgo de fuga de Villarejo no se ha reducido, al margen del hecho de la «gravedad de la pena» que, en vista de la marcha de la investigación, podría imponérseles.

El instructor, además, cree que es muy probable que se puedan abrir nuevas investigaciones, no solo por el «material documental e informático incautados en los registros practicados», sino también por el resultado de «las comisiones rogatorias en el extranjero remitidas a distintos países».

Según el juez, la investigación ha confirmado los «indicios racionales de criminalidad en la conducta del investigado», por lo que la medida de prisión es «absolutamente proporcionada a la gravedad de los delitos presuntamente cometidos».

La decisión del magistrado de denegar la excarcelación de Villarejo tiene lugar solo días después de que el propio expolicía acusara al juez de no haber custodiado bien los audios que se han filtrado sobre sus reuniones, en particular su comida en 2009 con la actual ministra de Justicia Dolores Delgado y Baltasar Garzón (publicados la pasada semana por el portal 'Moncloa.com'.)

Villarejo, que se ha presentado como víctima de la filtración de esos audios, sostiene que la difusión de esas conversaciones obedece a «una estrategia mediática de desprestigio personal y profesional» que «se lleva produciendo desde noviembre del 2017. El excomisario y su entorno aseguran que la única copia de las grabaciones del almuerzo restaurante Rianxo fue la que se incautó Asuntos Internos en los registros y que la Audiencia Nacional tenía obligación de custodiar ese material.

Otra pieza

En su resolución, el juez De Egea revela que ya ha abierto una pieza separada, que se denomina 'VII-Mocloa.com', para determinar quién facilitó al medio digital las grabaciones en las que Baltasar Garzón y Dolores Delgado charlaban de forma distendida con Villarejo y otros mandos policiales sobre asuntos judiciales abiertos, sobre compañeros de la Audiencia Nacional o sobre los negócios ilícitios y de prostitución del excomisario.

Tanto Villarejo como los dueños y responsables de 'Mocloa.com' han negado de manera insistente que el exmando de la Policía esté detrás de la fundación de este medio, de solo unas semanas de vida, y que fuera el imputado el que facilitó las cintas.

El Gobierno y la ministra de Justicia, sin embargo, acusaron directamente a Villarejo de ser el autor de la filtración y de intentar un chantaje al Estado con esas grabaciones que pusieron en la picota a Delgado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos