La Fiscalía pide investigar si Julen murió al ser golpeado por la piqueta del rescate

Imagen de archivo del dueño de la finca, junto a sus abogados, a su llegada a los juzgados. /Francis Silva
Imagen de archivo del dueño de la finca, junto a sus abogados, a su llegada a los juzgados. / Francis Silva

La jueza rechaza el recurso del dueño de la finca en la que murió el niño porque aún faltan pruebas periciales como la autopsia, por lo que la última palabra recae ahora en la Audiencia Provincial

ALVARO FRÍAS Y JUAN CANOMálaga

La Fiscalía ha solicitado que el informe presentado por la defensa de David Serrano, propietario de la finca de Totalán en la que Julen perdió la vida tras precipitarse por un pozo y en el que se concluye que el menor podría haber fallecido debido al uso de una piqueta durante las tareas de rescate, sea entregado a los médicos forenses.

El objetivo, según se precisa en el escrito del Ministerio Público, es que los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga cuenten con los datos que se esgrimen en el informe de parte para valorarlos y tenerlos en cuenta a la hora de elaborar el informe definitivo de la autopsia.

Los médicos forenses solicitaron hace unos días a los investigadores del caso abierto por la muerte del pequeño información sobre el pozo por el que cayó el menor, así como los mecanismos que se utilizaron para su extracción durante las tareas de rescate, con la intención de aclarar la manera en la que se produjeron las lesiones que presentaba el niño.

Autopsia preliminar

Hasta el momento, el equipo forense ha presentado una autopsia preliminar pero los facultativos están estudiando, antes del informe final, toda la documentación remitida por el juzgado para conocer las características del pozo y las acciones que se realizaron en la extracción y que pudieran haber afectado al cuerpo del niño.

Según sus conclusiones, el pequeño sufrió una «fractura craneoencefálica, heridas en zona temporal izquierda y frontotemporal, además de múltiples heridas posmorten y la data de la muerte coincide con los días de su desaparición»; además, tenía restos de tierra en sus manos y en el estómago y en el esófago.

En el informe técnico encargado por la defensa de Serrano a un arquitecto que colabora en este caso con el despacho de abogados, se apuntaba a que podría ser el uso de una piqueta en las primeras horas de las tareas de rescate lo que explique las heridas que presentaba el menor.

El documento precisaba como una de las conclusiones que «las actuaciones con la piqueta, diez impactos en total, entre las 17.30 y las 21.00 horas del día del incidente es lo único que físicamente pudo producir las heridas en la cabeza y cráneo del menor», indicando que la zona lateral de la cabeza del niño «difícilmente pudo recibir un impacto de esa magnitud durante la caída».