Laborda reivindica la vuelta al consenso constitucional

Juan José Laborda ofreciendo una conferencia en la UBU. /Ricardo Ordóñez / ICAL
Juan José Laborda ofreciendo una conferencia en la UBU. / Ricardo Ordóñez / ICAL

El expresidente burgalés del Senado, Juan José Laborda, insiste en que «el nacionalismo es excluyente, pero se puede ser patriota»

EFE

El socialista Juan José Laborda, presidente del Senado de 1989 1996 y actualmente miembro del Consejo de Estado, ha reivindicado la vuelta al consenso constitucional sin tocar el «compromiso básico de reconciliación» que supone la Constitución, «que habría que reformar pero no revisar«.

En declaraciones a Efe, Laborda ha lamentado que en la política española se haya cambiado la historia por la demoscopia y se actúe «a golpe de encuestas«.

Licenciado en periodismo y licenciado y doctor en historia, Laborda ha recordado que en el momento constituyente «era posible todo», pero ahora no. «Un solo voto en ese momento hubiera hecho posible, por ejemplo, que hubiera pena de muerte en España; pero ahora restaurar la pena de muerte o cambiar el Estado de las autonomías requiere mayorías supercualificadas e incluso un referéndum«, ha señalado.

Laborda ha asegurado que «después de cuarenta años de reflexión» se ha dado cuenta de que la democracia se diferencia de todos los demás regímenes políticos en que legitima los acuerdos. «La democracia es muy cara, imprevisible y no siempre se elige a los mejores gobiernos, pero es un régimen que no da miedo, está sometido a las leyes y no funciona sin consenso«, ha afirmado.

Asimismo, Laborda ha considerado «urgente» la reforma del Senado para terminar con los «problemas territoriales». «Gran parte del problema territorial en España, como lo que ocurre ahora con Cataluña o lo que pasó con el País Vasco cuando gobernaba Ibarretxe, es un problema de partidos, por las comunidades autónomas se relacionan con el Estado a través de los partidos políticos».

En su opinión, con un Senado constituido por representantes de las comunidades autónomas estos problemas no existirían porque el debate sobre temas autonómicos sería permanente. «Lo que se necesita es que las comunidades autónomas estén presentes en las decisiones del Estado desde un órgano donde haya luz y taquígrafos y ese es el Senado, donde se podría llegar a posiciones comunes para elevarlas al Congreso, para decidir si se ejecutan o no«, ha explicado Laborda.

Laborda, que fue senador constituyente, ha recordado que cuando se redactó la Constitución no se sabía cuál iba a ser el «Estado territorial». Ha advertido de que fueron los partidos políticos los que definieron el mapa autonómico basándose en la parte dispositiva de la Carta Magna, porque en la disposición transitoria segunda solo se reconocían tres autonomías.

Un PSOE «patriota»

Finalmente, y en el plano político, Laborda ha señalado en una entrevista concedida a Radio Castilla Cadena Ser que el PSOE «necesita ser patriota, no nacionalista». «El nacionalismo es excluyente y lleva a la intolerancia, pero se puede ser patriota y ser leal al lugar donde se ha nacido, a la autonomía, a España y a la humanidad«, ha señalado.

En su opinión, es importante recordar que la idea de España se opuso en el pasado a la de democracia, pero la Constitución «suelda la tradición patriótica y la democracia».

Sin embargo, considera que sigue habiendo carencias y recuerda que él mismo llegó a un acuerdo con Esperanza Aguirre, cuando era ministra de Educación, para que se enseñara la misma historia en toda España, aunque no se llegó a aplicar. «El acuerdo se aprobó en el Senado pero el propio PSOE votó en contra en el Congreso, con lo que dió carpetazo a la propuesta», ha explicado Laborda.