Vox se lanza a por el voto de los 270.000 militares, policías y guardias civiles

Los generales Asarta, Mestre y Rosety, nuevos fichajes de Vox/
Los generales Asarta, Mestre y Rosety, nuevos fichajes de Vox

El partido de Abascal ficha a tres generales en 48 horas para sus listas al 28-A mientras multiplica sus gestos a las fuerzas de seguridad

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

270.000 potenciales votantes no son un nicho, ni mucho menos, desdeñable. Y Vox lo sabe. El partido de Santiago Abascal, en una que incluye gestos evidentes como el fichaje de candidatos estrella pero también movimientos más sutiles, se está movilizando por ganarse las papeletas de los 132.000 miembros de las Fuerzas Armadas, los casi 80.000 guardias civiles y los 65.000 policías, amén de sus familiares y allegados.

La punta de lanza de esta estrategia inédita - nunca antes ningún partido se había volcado de tal manera para atraerse el voto de los uniformados españoles- está siendo sin duda la presentación de altos mandos retirados de las Fuerzas Armadas en puestos privilegiados de las listas. Es cierto que antes otros partidos como UCD (que incorporó a su Gobierno al general Manuel Gutiérrez Mellado), Podemos (con el exgeneral José Julio Rodríguez) o el PSOE (con la excomandante Zaida Cantera) han llevado al Congreso a militares, pero se trataba de gestos aislados, no de una campaña de envergadura como la que ha preparado el partido ultra para el , para los comicios del 28-A y 26-M.

Arriba, Alberto Asarta. Abajo a la izquierda Manuel Mestre. Abajo a la derecha, Agustín Rosety / Efe

Este lunes, Vox propinó dos nuevos golpes de efecto con el fichaje del , en situación de retiro, como cabeza de lista al Congreso por la provincia de Alicante y del Cuevas como número uno por Castellón a la cámara baja. Solo horas antes, la formación de extrema derecha había anunciado que el , también retirado, sería su cabeza de lista por la circunscripción de Cádiz.

Dos de ellos, Asarta y Rosety, entonces ya fuera del servicio activo, firmaron en verano de 2018 el escrito suscrito por 181 mandos en el que se denunciaba la a través de la «perversa pretensión» de exhumar sus restos del Valle de los Caídos. Sin embargo, la hoja de servicio de los tres en democracia es impecable. Mestre, destinado en Afganistán, Kuwait, Bosnia-Herzegovina, fue uno de los redactores de la Doctrina Aérea Básica actualmente en uso en el Ejército del Aire. Asarta, entre otros méritos, fue Jefe de Misión y Comandante de la Fuerza en Líbano. Y Rosety ejerció el mando de unidades de Operaciones Especiales, Infantería y Artillería.  

Institución valorada

Tres posibles futuros diputados de abultada trayectoria militar en las filas de Vox, donde son muy conscientes que de las Fuerzas Armadas son , el otro objetivo prioritario del partido.

El desembarco 'militar' de la formación de Abascal no se va a limitar a las generales. Los dirigentes de Vox, que todavía trabajan en nuevos fichajes para el Congreso y el Senado, también quieren aprovechar el tirón uniformado en las locales. Por ahora, su gran sorpresa ha sido la incorporación del exjefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra entre 2008 y 2012,

Fulgencio Coll, candidato de Vox a la alcaldía de Palma
Fulgencio Coll, candidato de Vox a la alcaldía de Palma / Efe

Vox está teniendo mucho más difícil los fichajes estrella para atraerse el voto de las fuerzas de seguridad, donde los mandos en activo son reacios a abandonar los cargos y los que se encuentran en segunda actividad no tienen un perfil demasiado conocido. Aun así ha habido ya un par de maniobras. El pasado fin de semana el propio Abascal fichó al exdiputado del PP, . Gil Lazaro, que hace un año había abandonado la formación conservadora tras 33 años y que fue el portavoz popular de la comisión de Interior y azote de los socialistas por el 'caso Faisán', mantiene de aquella época unas ó de las fuerzas de seguridad.

Más guiños a la Policía

En ese mismo ámbito más conservador de la Policía se mueve Alfredo Perdiguero, secretario general del Sindicato Independiente de la Policía Española, quien ya se incorporó a Vox antes del despegue del partido ultra en los últimos meses.

A falta de rostros conocidos en las fuerzas de Seguridad, Vox se está volcando en los gestos, como cuando el propio , la plataforma que ha puesto en jaque al sindicalismo y el asociacionismo clásico en la Policía y la Guardia Civil, convirtiéndose en la punta de lanza por la equiparación salarial con los Mossos. En el famoso mitin de Vistalegre, Jusapol, tachada por algunos como una asociación ultra conservadora, tuvo incluso un stand. Las fotos de Abascal con los líderes de Jusapol se hicieron virales en decenas foros y chats de los policías y guardias civiles.