El Rey: «La convivencia es el mayor patrimonio que tenemos»

El Rey pronuncia el tradicional mensaje de Navidad. / EFE

Felipe VI apela en su mensaje de Navidad al consenso político y al respeto «que exige la Constitución» y advierte de que hay que ayudar a los más jóvenes porque «somos responsables de su futuro»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Defender, cuidar y proteger «en todo momento» la convivencia y hacerlo desde el «respeto» a la Constitución. En su tradicional discurso navideño, Felipe VI ha apelado al espíritu de la transición, que sentó hace 43 años las bases de la democracia y libertad en España y definió las reglas comunes que garantizarían la convivencia futura. «Es el mayor patrimonio que tenemos. La obra más valiosa de nuestra democracia y el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes», ha remarcado.

Con la crisis soberanista de Cataluña como telón de fondo, el Rey ha reivindicado nuevamente la vigencia de los valores que inspiraron la Carta Magna y la transición, particularmente el deseo de reconciliación, la voluntad de entendimiento y la vocación de integración. «Quienes vivieron aquellos años saben bien –ha incidido– que si hay algo que los define fue el valor de trabajar juntos y unidos pensando en nuestro país y en su futuro».

El mensaje del Monarca llega tres días después del encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, con motivo de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona y que ha encendido las críticas del PP y Ciudadanos, así como las del independentismo dentro de sus propias filas. Aunque el jefe del Estado no ha hecho alusiones expresas a Cataluña, entre líneas se ha percibido su presencia. «Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para que esos principios (de democracia y libertad) no se pierdan ni se olviden, para que las reglas que son de todos sean respetadas por todos», ha afirmado.

Desde que Felipe VI fuera proclamado en junio de 2014, el desafío secesionista ha condicionado todos sus discursos de Nochebuena, uno de los dos que escribe al año de su puño y letra, junto con el de los premios Princesa de Asturias. En 2017 con la celebración del referéndum ilegal aún muy reciente y la radiografía de una sociedad catalana partida en dos, que arrojaron los resultados electorales del 21-D, el jefe del Estado reclamó respeto y responsabilidad para «afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes». Este año, y pese al cambio de Gobierno, que afrontó desde su llegada a la Moncloa el problema con una nueva perspectiva sobre las guías del diálogo y la ley, el horizonte de la crisis en Cataluña no se ha despejado y el Rey ha apelado al consenso entre las fuerzas políticas porque la superación de los grandes problemas «nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento».

Consenso político

Felipe VI ha recordado además como en vísperas de consensuar el texto constitucional primó entre los líderes políticos la voluntad de entenderse y de llegar a acuerdos, «a pesar de estar muy distanciados por sus ideas y sentimientos». Cuarenta años después y con la democracia ya consolidada, el Rey considera «imprescindible» afianzar y garantizar de nuevo la convivencia que se basa «en la consideración y en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás».

Una convivencia, ha apuntado el Monarca, «que exige el respeto a nuestra Constitución; que no es una realidad inerte, sino una realidad viva que ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades». «Todos los proyectos –ha insistido– necesitan unos cimientos sólidos, y la España de hoy los tiene, porque están hechos de una voluntad decidida de concordia, de paz y de entendimiento».

Condena la violencia contra las mujeres

Con la mirada puesta en los más jóvenes, don Felipe ha instado a la ciudadanía a seguir construyendo día a día un país «mejor», más «cohesionado» socialmente y más «comprometido» con la igualdad real entre hombres y mujeres. Ha advertido de que hay que ayudar a las nuevas generaciones porque «somos responsables de su futuro y las circunstancias de hoy en día no son, ni mucho menos, las más fáciles».

El Rey ha puesto el foco así sobre uno de los principales problemas: el desempleo juvenil. Según Eurostat, España registra la segunda tasa de paro entre los menores de 30 años más elevada de la Unión Europea, solo por detrás de Grecia, con más de un 34% de jóvenes en busca de un trabajo.

Aunque la convivencia ha centrado la alocución esta noche, Felipe VI se ha referido también a todas las cuestiones que le siguen preocupando «muy seriamente». Entre ellas, el paro, la educación, la corrupción, el terrorismo. El jefe del Estado ha hecho una mención especial a la lucha contra la violencia de género «de tan triste actualidad» tras el asesinato de la joven profesora Laura Luelmo hace apenas diez días en El Campillo (Huelva). «La violencia contra las mujeres merece siempre nuestra repulsa y condena más enérgica y el empeño de toda la sociedad para erradicarla de nuestra vida», ha condenado.

Discurso compartido

El discurso del Rey ha ido de la mano con la opinión del Gobierno. Desde Moncloa, se considera que garantizar la «convivencia» se antoja fundamental en la unidad de España como «mayor patrimonio de los españoles». En un comunicado, el Ejecutivo central destaca que la convivencia que defiende Felipe VI es «una idea principal, su hilo argumental, que sintoniza con lo que defiende el gobierno».

Asimismo, subrayan la apuesta del Rey «por el diálogo, por el consenso para superar los problemas» y la alusión que ha hecho en su mensaje de Navidad a la Constitución «con naturalidad, en una reflexión dirigida a los jóvenes, sobre las reglas que nos hemos dado todos y que debemos cumplir todos».

Por último, destaca la importancia que el monarca ha concedido en su alocución a palabras como «reconciliación, concordia, diálogo, entendimiento» y añade que «es un mensaje de presente, reconociendo el pasado, pero pensado para los jóvenes y su futuro» y que por eso el Rey ha hablado directamente de los problemas de la juventud, del paro, y de la violencia contra las mujeres.

Más información:

 

Fotos

Vídeos