Más de la mitad de la sociedad española está insatisfecha con el funcionamiento de la democracia

Vista de la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados. /Alberto Martín (Efe)
Vista de la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados. / Alberto Martín (Efe)

Siete de cada diez reclaman la reforma de la Constitución y otro 70% está molesto con la labor del Parlamento

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El estudio del CIS evidencia el descontento ciudadano con el sistema. Un enfado que, además, es transversal, no distingue de colores políticos y afecta al electorado de todos los partidos.

Más de la mitad de la sociedad, casi el 55% de los encuestados por el CIS, está poco o nada satisfecha con el funcionamiento de la democracia en España. Siete de cada diez reclaman una reforma de la Constitución y otro 70% está insatisfecho con el trabajo del Parlamento. Una fotografía demoledora, que se hace por primera vez de los sondeos del CIS.

Del 69,6% que aboga por los cambios constitucionales, casi la mitad defienden que sea una reforma «importante» por un 33% que no quiere ir lejos y reclama que sea «pequeña». Los más partidarios son los de Podemos (90%), seguidos de los de Ciudadanos (78,5), PSOE (70%) y PP (53,3%).

El malestar con el sistema está más agudizado entre los votantes de los nuevos partidos, pero también se ha extendido entre los de los dos tradicionales. El 67% del electorado de Unidos Podemos está insatisfecho con el funcionamiento de la democracia, pero lo mismo dice el 49,5% del de Ciudadanos, el 42,2% de los votantes del PP y el 41,9% de los seguidores socialistas. Casi el 80% de los de Pablo Iglesias está enfadado con el funcionamiento de las Cortes Generales, opinión compartida por el 75% del votante liberal y casi el 65% de los electorados popular y socialista.

La reforma de la Constitución es defendida de forma mayoritaria por los votantes de los cuatro partidos estatales, incluido el PP, formación que pone todo tipo de reparos a los intentos de modificación. El 53,3% del votante popular aboga por los cambios constitucionales, opinión que sube al 70% entre los seguidores del PSOE, al 78,5% y al 89% entre los de Ciudadanos y Podemos.

El cambio constitucional más reclamado es la mejor coordinación de las competencias en educación y sanidad, más transparencia y control más estrecho de la actividad política y la protección de los derechos civiles. De todos modos, son más, el 47%, los que creen que la Constitución ha sido un éxito que los que creen que ha sido un fiasco, el 28%.

La transición, otro de los tótem del sistema, tiene el aplauso de la mayoría, 67%, pero también hay disconformes, 22%. Los más fervientes defensores de la transición son los votantes del PP, el 85% la aplaude, y los más críticos los de Podemos, el 40% la denosta.

Más información

 

Fotos

Vídeos