Podemos y Ciudadanos introducen la Constitución en la campaña

Los dirigentes de Podemos, durante el acto para explicar su programa electoral. / Efe

Iglesias reivindica la Carta Magna de la que renegó en 2015 y Rivera propone que se estudie como asignatura obligatoria en todos los colegios

ANDER AZPIROZ y MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

La Constitución se ha convertido en un arma eletoral los días previos al inicio oficial de la campaña, hasta el punto de que Partido Popular, Unidas Podemos y Ciudadanos usaron este lunes la Carta Magna de un modo u otro para intentarse apuntarse un tanto y, de paso, atacar a sus adversarios políticos.

El mayor giro fue, sin duda, el de Pablo Iglesias. «Prometo acatar esta Constitución y trabajar para cambiarla». De esta forma prometió el líder de Podemos su cargo como diputado tras las elecciones del 26 de junio de 2016. Todos en Unidos Podemos, desde Alberto Garzón a Íñigo Errejón estaban convencidos de que era necesario cambiar de arriba a abajo la Carta Magna del 78.

Casi tres años después, sin embargo, Podemos ha hecho público un programa electoral que hasta en su forma de publicación se asemeja a la Constitución que antes tanto denostaba. Iglesias presentó este lunes las más de 200 medidas que ya se avanzaron el viernes y a las que la militancia dio el visto bueno a lo largo de la votación telemática de este pasado fin de semana. Podemos aún no presentado su memoria económica, aunque fuentes de la formación adelantaron que esperar incrementar la recaudación fiscal en 40.000 millones con el incremento de los impuestos a las rentas más altas.

«Hemos querido inspirarnos en la Constitución. En los últimos tiempos se ha convertido en arma arrojadiza y nosotros proponemos que se lea porque está llena de artículos que protegen a la gente», explicó Iglesias. A continuación, el líder de Podemos comenzó a enumerar artículos de la norma fundamental que no se cumplen, y que no están a la agenda que, según ha añadido, se autodenominan «constitucionalistas».

Así, Iglesias y los suyos citaron el número 35, que señala que «todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo». O el artículo 38 que establece que «todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada» y que los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho», Otros, lamenta Podemos, se cumplen a rajatabla, como es el caso del 56 que fija que «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad». Mientras que la formación morada se ha propuesto que todas las premisas constitucionales se cumplan, otros solo piensan en un único artículo, el 155, según dijo Pablo Echenique en referencia a Albert Rivera.

Fue la respuesta de Iglesias y su círculo a la última propuesta electoral de Ciudadanos de crear una asignatura específica y obligatoria sobre la Carta Magna para que se estudie en todos los colegios. La materia, que sería troncal, enseñaría a los alumnos el Estado social, la economía de mercado, los principios de constitucionales y los estatutos de autonomía. «Si a alguien le molesta esta asignatura tiene un problema con la democracia», remarcó el líder de los liberales en el Foro de El Mundo.

Rivera situó esta propuesta en el marco de un gran pacto nacional por la educación, que confía impulsar la próxima legislatura, para evitar el adoctrinamiento en las aulas y que el lenguaje sea un instrumento de exclusión. La formación liberal está en contra del sistema de inmersión lingüística en los colegios de Cataluña, donde el castellano apenas se estudia un par de horas a la semana.

Más información