Sánchez se centra en su agenda internacional antes de abordar la investidura

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, hoy en Osaka./AFP
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, hoy en Osaka. / AFP

El núcleo duro del presidente se queda en España mientras viaja a la cumbre del G-20 en Osaka, donde negocia los cargos europeos con los líderes comunitarios

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROEnviado especial a Osaka (Japón)

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, va a centrarse este fin de semana en dos de sus compromisos internacionales más relevantes que se han colado en plenas negociaciones para afrontar su investidura con Unidas Podemos. Este viernes y mañana sábado participa en la Cumbre del G20 que tiene lugar en Osaka (Japón) y el domingo se desplaza a Bruselas donde tendrá lugar el Consejo Extraordinario de la Unión Europea. En este paréntesis, Sánchez aparcará la cuestión de su investidura, aunque será el próximo martes cuando se reúna con la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, para fijar el calendario definifivo.

Con los distintos escenarios a los que Sánchez puede enfrentarse, dependiendo del resultado de la votación de su investidura, los colaboradores más cercanos al presidente, como su Secretario de Estado de Comunicación o el jefe de gabineta, se han quedado en Madrid. Se mantendrán al tanto de determinar cómo actuar ante cada puerta que se pueda abrir o cerrar en el nuevo laberinto en el que se encuentra la política española tras las elecciones generales del 28 de abril. Todo depende de la posición que tome Podemos, pero también otros grupos como ERC.

La 'hoja de ruta' de Pedro Sánchez pasa por determinar el calendario para una primera sesión de votación de su investidura durante este mes de julio, aunque las fechas bailan en lo que sería a partir del día 8 de julio, ya en la segunda semana del mes. Porque en función del resultado de esa sesión, si finalmente no sale adelante y no tiene lugar una segunda votación en septiembre, como avisó ayer la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se convocarían elecciones generales de forma automática. Y se celebrarían, según determina la Ley Electoral, entre finales de octubre y principios de noviembre.

Se mantiene así el pulso entre el presidente del Gobierno y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sobre una cuestión que ha encallado en la exigencia de Iglesias para tener cargos en el futuro Gobierno y en la negativa del líder del PSOE a aceptar este requisito.

Lo que previsiblemente sí tratará Sánchez durante su estancia en Japón será el reparto de cargos en el ámbito comunitario: la presidencia de la Comisión Europea o el presidente del Europarlamento, entre otros. El presidente español no ha abordado este asunto en la reunión que ha mantenido antes del inicio de la cumbre del G20 con los líderes europeos, ya que será un acuerdo que se tratará el domingo en Bruselas. Pero fuentes de Moncloa apuntan que sí lo ha hecho en otros «encuentros informales» como el que ha mantenido con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

A lo largo de la mañana (en Osaka el uso horario va siete horas por delante del de España), Pedro Sánchez ha mantenido varios encuentros bilaterales dentro del marco de la Cumbre del G-20. Ha protazonizado un saludo protocolario con el presidente de EE UU, Donald Trump. También se ha reunido con el anfitrión del evento, el presidente de Japón, Shinzo Abe. Además, en un breve saludo con el presidente brasileño, Jair Bolsonario, le ha agradecido la detención en Sevilla de un militar brasileño que iba en el avión de reserva del mandatario y que supuestamente llevaba una maleta con cocaína.

También ha mantenido un encuentro paralelo con los líderes de América Latina presentes en Osaka, a excepción del propio Bolsonaro. Sánchez se ha reunido con el presidente de Chile, Sebastián Piñera; el de Argentina, Mauricio Macri; y el canciller de México, Marcelo Ebrard.

Más información