Nadie paga por el doble crimen de Almonte

La Guardia Civil, a la puerta del lugar donde fueron encontrados los cuerpos de un hombre y su hija, en Almonte (Huelva), en 2013./EFE
La Guardia Civil, a la puerta del lugar donde fueron encontrados los cuerpos de un hombre y su hija, en Almonte (Huelva), en 2013. / EFE

El Supremo confirma la absolución del único acusado de Miguel Ángel y la pequeña María, asesinados en 2013, al avalar la prueba del jurado popular

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El Tribunal Supremo confirmó ayer la sentencia que absolvió al acusado del asesinato de Miguel Ángel y de su hija María, de 8 años, quienes fueron acuchillados con ensañamiento en su vivienda de Almonte (Huelva) en abril de 2013. La Sala Segunda (de lo Penal) desestimó el recurso de interpuesto por la acusación particular, ejercida por la familia de las víctimas, que contaba con el apoyo de la Fiscalía, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que confirmó la absolución acordada de forma previa por un jurado popular.

Los magistrados explicaron que el tribunal del jurado realizó «una valoración racional de la prueba practicada en el juicio oral». Añadió que «basó su veredicto en la declaración de dos testigos que situaban (al acusado, F. J. M.) a la hora en la que ocurrieron los hechos en el supermercado donde trabajaba». Asimismo, dieron su aprobación en que el ADN -«compatible con el acusado»- hallado en toallas que había en los baños del domicilio de los fallecidos podría tener una explicación distinta a la de su presencia en el lugar del crimen, ya que éste «mantenía una relación sentimental con la mujer y madre de los fallecidos».

La sentencia fundamenta su decisión en el «derecho fundamental a la presunción de inocencia que obliga a la absolución en caso de existencia de una duda» y recuerda que la argumentación de los fallos impugnados no puede ser cuestionada, como realiza la acusación recurrente, planteando la falta de veracidad de una testigo, la existencia de un interés de protección por parte de otro o sus malas relaciones con la familia del fallecido.

Luis Romero, el letrado de la familia de Miguel Ángel y María, anunció que va a presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional tras el portazo del Supremo. «Nos ha sorprendido la sentencia de la Sala Segunda por no responder a todos nuestros planteamientos fundamentados, que fueron apoyados por la Fiscalía. El veredicto es irracional e infundado y no tuvo en cuenta las pruebas de cargo practicadas en el juicio, que demostraban que el autor del doble asesinato era el acusado».

Juan Ángel Rivera, abogado del procesado, aseguró que éste y su familia están «tranquilos» y que amigos y vecinos se acercaron para felicitarles. «No es una victoria contra las víctimas sino contra la falta de profesionalidad de los investigadores de este caso», afirmó el letrado.