Torra da marcha atrás y cierra la crisis de los Mossos sin ningún cese

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. /efe
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. / efe

Buch rectifica y defiende ahora la actuación policial del jueves pasado en Girona y Terrassa

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha optado este lunes por tratar de templar los ánimos y ha dado marcha atrás a su intención inicial de hacer una purga en la cúpula de los Mossos. La decisión llega tres días después de las cargas protagonizadas el jueves pasado en Girona y Terrassa por parte del cuerpo autonómico contra manifestantes independentistas que protestaban contra la presencia de Vox. Se produjerondecenas de heridos, entre otros la diputada de la CUP, María Sirvent, que recibió el impacto de un proyectil de foam en su mano. Torra pidió el viernes por la mañana desde Eslovenia a su consejero del Interior, Miquel Buch, que hiciera rodar cabezas, en un movimiento que se interpretó como un gesto hacia los CDR, en vez de salir en apoyo de los Mossos.

Torra y Buch se reunieron ayer para analizar la intervención policial del jueves, pero no anunciaron ninguna medida concreta. Esta decisión de no cesar de momento a ninguno de los responsables policiales la ha ratificado esta mañana Miquel Buch en la reunión que ha mantenido con la cúpula de su departamento. Ni ceses ni reestructuración interna, al menos de momento, a pesar de que Torra dio cuatro días a Buch para asumir los ceses, en lo que se puede interpretar como un mensaje de apoyo de Torra y Buch hacia la Policía catalana, en el ojo del huracán por sus últimas actuaciones: la del jueves, así como el 1-O de este año y el 29 de septiembre, en que cargaron contra manifestantes secesionistas de los CDR.

Los sindicatos policiales, de hecho, pidieron el viernes pasado la dimisión de Buch, pues entendían que el consejero de Interior no les había defendido de las críticas. El consejero dijo, respecto a la actuación policial, que vio cosas que no le gustaron. «Algunos no siguieron el protocolo», «no me temblará el pulso si se demuestra que alguno se ha extralimitado» en el uso de la fuerza, remató.

En el encuentro de este lunes con los mandos de los Mossos, mientras, Buch ha hecho autocrítica por la crisis abierta con el cuerpo policial. Ha mostrado además su confianza en la labor policial, ha insistido en la necesidad de alejar a los Mossos de la lucha partidista y política y, a pesar de lo que expresó el viernes, ha admitido que, tras analizar las imágenes de Girona y Terrassa, las actuaciones policiales fueron en general correctas.

Más información

 

Fotos

Vídeos