Torra acusa a Sánchez de ser cómplice de la represión y desdeña su gesto

Quim Torra, interveniene para calorar la petición de penas del fiscal y el abogado del Estado contra los investigados del 'procés'. / Foto: AFP / Vídeo: Europa Press

El presidente de la Generalitat apela a la unidad del soberanismo como el día de la huelga del 3-O

CRISTIAN REINOBarcelona

Aunque ya se lo esperaban, los escritos de acusación de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado cayeron como una bomba entre los secesionistas, que insistieron en su retórica habitual contra el sistema democrático español, el régimen del 78 y la causa general contra el independentismo.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, reaccionó con la máxima contundencia y cargó con especial virulencia contra el presidente del Gobierno. Torra compareció en el Parlamento catalán, junto al presidente de la Cámara, Roger Torrent, en presencia de una amplia representación de diputados de ERC, PDeCAT, JxCat, la CUP y los comunes. El soberanismo trató de lanzar un mensaje de unidad ante lo que interpretaron como un nuevo ataque del Estado contra Cataluña, como un intento de reprimir la independencia. «Desde el Rey hasta la Fiscalía, el Estado ejerce la venganza», dijo el presidente catalán.

«El presidente Sánchez ha decidido no actuar, que es lo mismo que ser cómplice de la represión», afirmó Torra. «Que la Abogacía del Estado acuse de sedición en vez de rebelión no es un gesto, es un menosprecio absoluto a los demócratas encarcelados», aseguró. El independentismo llevaba semanas pidiendo movimientos a Pedro Sánchez en relación con los presos y en materia de autodeterminación. El secesionismo, en cambio, desdeñó que la Abogacía del Estado rechace acusar a los líderes del 'procés' de rebelión. Para el president, es una «humillación» que se pretenda vender como un «gesto» la acusación por sedición.

Torra evitó en cualquier caso en su discurso institucional referirse al ultimátum que lanzó a Sánchez y que expira en noviembre. Sin embargo, JxCat y ERC dejaron bien claro que en absoluto se dan las condiciones para que puedan apoyar los Presupuestos Generales del Estado. «Hoy -subrayó el presidente de la Generalitat- el Gobierno ha perdido una oportunidad de oro para retirar los tribunales del conflicto que se vive en Cataluña y volver a la política». Si Sánchez no ha realizado ningún gesto, los soberanistas tampoco están obligados a hacer lo propio, fue el mensaje que quiso trasladar Pere Aragonès, vicepresidente del Gobierno catalán.

El presidente catalán fue duro, pero más allá de la denuncia retórica no anunció ninguna iniciativa concreta para responder a la Fiscalía. El jefe del Ejecutivo autonómico mostró la misma falta de estrategia que exhibe cuando afirma que va a hacer efectiva la república sin decir cómo. Torra, eso sí, apeló al «espíritu del 3-O», el día de la huelga general de hace un año, y reiteró que el secesionismo no se detendrá hasta que los presos estén libres. «Nos necesitamos todos», afirmó llamando a la unidad. La referencia al 3-O puede entenderse como una llamada a la huelga, como la de hace un año, que tuvo lugar el mismo día del discurso del Rey. Quien así lo interpretó fue Endavant, una corriente de la CUP, que pidió responder al juicio con «la convocatoria de una huelga general y una jornada de lucha».

Esta vez no apretó

Torra eludió la llamada a la movilización, a diferencia del día del primer aniversario del 1-O, que emplazó a los CDR a «apretar» y la jornada acabó con un intento de asalto al Parlamento que se le giró en contra al presidente de la Generalitat. Teniendo en cuenta que horas después había convocadas tres manifestaciones ante las tres prisiones catalanas y ante el riesgo de que se produjera algún incidente, fue cauto en esta ocasión. En cualquier caso, quien ha llevado siempre el peso de las movilizaciones en el movimiento secesionista han sido las plataformas de la sociedad civil.

En este sentido, la ANC anunció una campaña de «movilizaciones simultáneas no sólo en Cataluña sino en las principales capitales europeas». Ya hace tiempo que se está gestando una gran manifestación, («la más importante de la historia de la humanidad», se ha llegado a decir en público) en una capital europea.

En la misma línea, Torrent acusó a la Fiscalía de actuar con sed de «venganza». «No se persiguen personas, se persiguen ideas», denunció. «No saben que no vamos a renunciar nunca a decidir democráticamente nuestro futuro. No saben que no claudicaremos ante la represión», advirtió.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos