Torrent defiende a Forcadell y avisa de que «volveremos» a votar un referéndum

El presdient del Parlament, Roger Torrent, durante su declaración en el juicio./EFE
El presdient del Parlament, Roger Torrent, durante su declaración en el juicio. / EFE

El presidente del Parlament secunda las leyes ilegales del 'procés' en una declaración que acabó con bronca entre Marchena y los abogados

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El presidente del Parlament, Roger Torrent, exhibió este lunes ante el tribunal del Supremo una cerrada defensa de la actividad de su antecesora en el cargo, Carme Forcadell, en las tramitación del «andamiaje legal» del 'procés'. Haciendo gala de su marcado perfil soberanista, el dirigente de Esquerra sacó las uñas y lanzó una soflama en apoyo del derecho a decidir.

Declaró que las llamadas «leyes de desconexión» planteaban un proceso de negociación con el Gobierno, afirmó que no tuvieron «efectos jurídicos» para descargar de responsabilidad a Forcadell y clamó, convencido, que «volveremos a votar» en un referéndum. «Téngalo presente», afirmó desafiante al tribunal mientras los magistrados tomaban nota.

La declaración de Torrent duró menos de una hora, pero se desarrolló con especial intensidad favorecida por el guante blanco del presidente Manuel Marchena. A preguntas de la acusación popular de Vox, Torrent dijo que «la finalidad de esas leyes era que los ciudadanos de Cataluña pudieran votar y decidir su futuro» y subrayó que hubiera hecho «exactamente lo mismo» que Forcadell, procesada por un delito de rebelión como presunta dirigente del plan secesionista (le piden 17 años de prisión).

«Miles en el banquillo»

Con Oriol Junqueras, presidente de ERC, en prisión, el mirlo blanco del partido republicano justificó que la ley de transitoriedad jurídica, aprobada por el Parlament el 6 de septiembre de 2017 y que fue el punto de partida legal del 'procés', «buscaba seguridad y planteaba un proceso de negociación».

En su condición de «ciudadano», Torrent explicó que participó en el referéndum y en la concentración del 20 de septiembre frente a la Consejería de Economía. El entonces diputado raso alegó que lo hizo «ejerciendo legítimamente» su derecho a la manifestación. «Si de lo que se acusa a los procesados es de manifestarse, hoy en el banquillo tendríamos que sentarnos miles de catalanes y catalanas. Yo el primero», manifestó, antes de apelar al derecho al voto: «el conflicto entre Cataluña y el Estado solo se resolverá con un referéndum».

Instantes después llegó el turno de las defensas, y con ello la mayor bronca del juicio hasta la fecha. Preguntaba el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, sobre lo que vio el testigo el 20-S y el 1-O. Pero Marchena lo cortó en seco por la improcedencia del planteamiento. «La sala es la primera interesada en conocer qué pasó, pero si usted tenía tanto interés podía haberlo pedido como testigo, pero no lo propuso. Ese interés sobrevenido es lo que nos lleva a decir que no», le espetó a la abogada de Jordi Cuixart, que se sumó a la protesta formal con el de Junqueras y Jordi Turull.

Más información